Los setos de arbustos
Supongamos que tenemos un terreno que no queremos cercar con vallas ni con mallas metálicas. O que dentro de nuestro jardín deseamos delimitar ciertas áreas de una manera más natural.

La mejor forma de poner barreras baratas y ecológicas es construir setos de arbustos. Estos setos se establecen plantando diferentes especies de arbusto de espino, como por ejemplo majuelos, espino albar, zarzas, rosales, escaramujos, retamas… o arbustos que no tengan espinas como el boj. Todo depende de nuestras preferencias, del clima y de la función que tenga que cumplir el seto; como esta función normalmente es defensiva o para evitar que escapen los animales, se suelen elegir especies espinosas. Si optamos por arbustos sin espinas, podemos elegir entre más variedades.

Los arbustos se plantan en hilera y bastante juntos. También pueden plantarse dos o tres hileras paralelas para así obtener un seto ancho más rápidamente.

Cuando el seto tenga las dimensiones deseadas, hay que arreglarlo periódicamente, para que no crezca en exceso. Así, hay que podarlo por debajo, cortando a ras de suelo los troncos que sobran, y por encima, eliminando las ramas que sobresalen demasiado. Arreglándolo de esta forma, el seto conservará su tamaño y crecerá en espesura, que es lo que nos interesa. Además, para ayudarle a coger forma, podemos ir entrelazando las ramas entre ellas o bien, si son cortas, sujetarlas con estacas hasta que sean lo suficientemente largas como para que puedan entrelazarse con otras. ¡No hay que olvidar ponerse unos buenos guantes de cuero para realizar todas estas operaciones!

No nos engañemos: un seto de arbustos requiere de cuidados laboriosos, aunque entretenidos. Pero a cambio nos ofrece su naturalidad, su duración (el naturalista y agricultor John Seymour afirma que duran siglos), su bajísimo coste y su función de protección contra el viento, sin olvidar que estos setos cumplen también otra función: proporcionar un hogar a pequeños pájaros que contribuirán a mantener el entorno limpio de mosquitos y otros insectos indeseables.