Los tipos de rosas más comunes
Las rosas son unas de las flores favoritas de todo el mundo, ya sea en un ramo o en un precioso árbol en el jardín. Sin duda es la flor más cultivada, gracias sobre todo a su belleza y a la gran variedad de colores en los que se puede conseguir, además de que su aroma es fantástico y se pueden encontrar infinidad de variedades.

Actualmente hay más de 30.000 variedades de rosas, pero esa cantidad aumenta constantemente ya que cada año aparecen nuevas creaciones gracias a híbridos de las ya existentes. De todas formas, a la venta se pueden encontrar “únicamente” unas 3.000, suficientes como para conseguir una decoración excelente en el jardín con cualquiera de ellas. Desde el punto de vista de jardinería, los rosales se dividen en 3 grupos, que a su vez albergan muchas más variedades:

Rosas silvestres

Los tipos de rosas más comunes
Son las que crecen en plena naturaleza, dando lugar a muchas otras especies. Las variedades más conocidas son las rosas banksiae, rosa canina, rosa centifolia, rosa eglanteria, rosa damascena, rosa gallica o rosa virginiana. Todas ellas son excelentes opciones tanto para interiores como para exteriores.

Rosales antiguos

Los tipos de rosas más comunes
Se llama así al grupo de variedades que datan de antes del año 1867, que fue cuando apareció el primer híbrido. Son los rosales menos conocidos pero están comenzando a verse más ya que son muy resistentes y robustos, además de que no necesitan muchos cuidados ni se ven afectados por muchas plagas o enfermedades. Se clasifican en varios grupos, como los borbonianos, centifolia, china, gallica, damascenos, híbrido perpetuo o musgosos.

Rosales modernos

Los tipos de rosas más comunes
En éste último grupo se engloban aquellas variedades que son posteriores a 1867, que son además las más conocidas y cultivadas en todo el mundo. Entre sus grupos principales están los arbustivos, híbridos de té, floribunda, trepadores, sarmentosos, miniatura o tapizantes.