Macetas de plástico
Hoy en día hay muchísimas macetas en el mercado, con diferentes formas, tamaños y hechas también con diferentes materiales, cada uno de ellos más o menos útil según de para qué vayas a utilizarla. Hoy me centraré en las macetas de plástico, así que toma nota de sus características y ventajas para que valores si son buenas o no para lo que tú necesitas:

– A pesar de ser ligeras son muy fuertes y flexibles, además de estar disponibles en casi todos los colores para que puedan encajar perfectamente en la decoración del lugar en el que las vas a poner. También puedes decorarla para darle el aspecto que más te apetezca.

– Una de las mayores ventajas de las macetas de plástico es que no tiene la acción absorbente que sí tiene la arcilla, con lo que es un material excelente para que puedas cultivar plantas si no hay mucha humedad o si sueles regar con poca frecuencia.

– Este tipo de macetas se hacen con materiales inertes y son totalmente seguras para el cultivo de cualquier planta. Además, muchas son de plástico reciclable, con lo que también protegen el medioambiente.

– Las macetas de plástico suelen tener las paredes más finas y delgadas que las de arcilla, algo que puede no ser muy bueno si hay cambios bruscos de temperatura ya que ofrecerían poca seguridad a las raíces. Algo muy importante que debes valorar si lo que vas a plantar no acepta cambios bruscos.

– Ten mucho cuidado si te compras una en color negro ya que atrae el calor mucho más que cualquier otro color y puede ser perjudicial para algunas plantas, aunque también puede ser beneficioso para otras. Antes de comprarla asegúrate de que conoces las condiciones y características de la planta que vas a poner en ella.

– Por último, muchas de las macetas de plástico son tratadas para que no se decoloren con el impacto de la luz solar, lo que prolonga su vida y siempre se verá tan bonita como el primer día.