Macetas para cactus
Todo el mundo sabe que los cactus son muy resistentes a pasar grandes períodos sin agua gracias a que son capaces de retener lo que necesitan en su interior. Los cactus son un tipo de plantas de las llamadas suculentas y han aprendido a sobrevivir en todo el mundo con más o menos agua.

Hay cactus de diferentes formas, por ejemplo los cactus de las zonas desérticas son regordetes y espinosos mientras que los que crecen en zonas selváticas son planos o delgados y sin espinas. Incluso puedes encontrar tipos de cactus que tienen hojas. Si te apasionan este tipo de plantas tendrás que saber qué macetas son mejores para ellas y así que puedan crecer y estar vivas en tu hogar aportándote todos sus beneficios.

La elección de la maceta

La elección de la maceta tendrá que tener el tamaño correcto y deberá tener un suelo esencial para su supervivencia tanto del cactus o de las plantas suculentas. Las macetas de arcilla son una buena opción para plantar cactus, así como las macetas de cerámica. Si tu cactus se pone demasiado grande entonces sería interesante transportarlo a otra maceta de un tamaño mayor.

Si un cactus está en una maceta equivocada puede hacer que sus raíces se pudran. Si la planta es demasiado pesada lo ideal es poner una maceta más pequeña dentro de otra más grande y llenar el espacio entre ambas con grava, así podrás darle a tu cactus una base suficientemente pesada sin correr el riesgo de que sus raíces se pudran.

Macetas para cactus

El tamaño

Tanto los cactus como las suculentas necesitas macetas que sean lo más pequeñas posibles, tendrás que buscar macetas que tengan el tamaño justo para adaptarse a la planta. Para algunas plantas los agujeros del fondo de la maceta no proporcionan suficiente drenaje por lo que tendrás que hacerle agujeros adicionales.

Escoger la maceta perfecta para el cactus

– Primero tendrás que seleccionar una maceta que no sea demasiado grande y fijarte que tenga agujeros suficiente en la parte inferior.

– Llena la maceta con alrededor del tercio de su capacidad con material de relleno.

– Prueba la planta para el tamaño de la maceta y centra la planta y llena los espacios entre la planta y la maceta con tierra para que cubra las raíces y agita la maceta para que la tierra se asiente y no olvides regalarla para que empiece el cactus a disfrutar de su nuevo hogar.