Mantener sanas las plantas del jardín
Mantener sanas las plantas del jardín es más complicado de lo que parece, puesto que existen multitud de plagas que pueden afectar a los vegetales, incluso matarlas. Para evitar estas situaciones, debes observarlas a menudo para que al detectar cualquier pequeño síntoma de enfermedad, actuar con rápiddez para evitar la plaga lo antes posible.

Con el fin de que sepas detectar estas enfermedades, debes conocer algunos de los síntomas más evidentes de las plagas que pueden afectar a tus macetas. Primero es importante que sepas que las moscas comunes no suelen afectar demasiado a las plantas. Sin emabrgo, hay algunas muchas especies voladoras muy peligrosas. Por ejemplo, las frutas citricas suelen tener problemas con la mosca blanca. Se trata de un insecto muy pequeño que se oculta bajo las hojas de los cítricos como los naranjos, los limoneros o los mandarinos. Este insecto emite una secreción azucarada blanca de aspecto similar al algodón.

Por otro lado, también existen insectos masticadores. Puedes encontrar gusanos de suelo que no son otra cosa que larvas de mariposas y escarabajos que se alimentan de raíces, afectando a los tallos de árboles, arbustos y prados. Pero también hay otros masticadores que debes controlar como los pilmes, las chapes, las langostas, los pololos, los gusanos alambre, los burritos y los escolitos. Para cada uno de ellos necesitarás un insecticida específico.

Además de todas estas plagas e insectos, las plantas también pueden enfermar. Un primer síntoma es que puedes encontrar hongos en tu césped. Comienzan como pequeñas manchas amarillas que crecen y que luego se van poniendo color marrón.

Una de las enfermedades más habituales que pueden atacar a tus plantas es el oidio, un polvillo de color blanco que cubre tanto las hojas como los tallos tiernos. El problema es que deforma los tejidos, obstaculizando la fotosíntesis, por lo que el crecimiento se detiene provocando finalmente su muerte.

Por último, tus plantas se pueden sufrir por la caída de plántulas. Es la muerte o decaimiento de las plantas provocado por un conjunto de hongos que causan una pudrición a nivel del suelo. Se produce en suelos con mal drenaje o exceso de agua. Suele pasar cuando regamos demasiado o lo hacemos después de que haya llovido. El encharcamiento del suelo pudre la raíces.