Mantenimiento de los estanques
Ayer te daba una serie de consejos para mantener limpia el agua de los estanques y hoy me gustaría generalizar un poco más y hablarte de cómo tiene que ser el mantenimiento de los estanques teniendo en cuenta diferentes aspectos como el agua, el espacio, las plantas y varias cosas más.

La aparición de algas es algo de lo que debes estar muy pendiente pero para ello te recomiendo visitar el artículo de ayer y así tendrás la información completa. Así pues, toma nota de estos consejos para el mantenimiento de los estanques:

– Reponer agua: El nivel del agua va bajando continuamente debido al consumo de las plantas y a la evaporación, así que tienes que estar muy pendiente para poder reponerla cuando se necesite. Para hacerlo tienes varias opciones, como rellenarlo con una manguera, instalar una tubería que lleve un emisor de riego por goteo o instalar una sonda que automáticamente acciona el grifo cuando el nivel del agua está bajo.

– Aclareo de plantas: Elimina siempre las hojas sobrantes cuando las plantas hayan crecido demasiado, controla el desarrollo de algunas especies que pueden hacerse invasoras, dadive las plantas acuáticas cuando crezcan demasiado y retira las hojas y flores que estén marchitas para evitar que el agua se pudra.

– Abono: No es imprescindible pero sí recomendable, así que puedes abonar haciendo un pequeño hoyo en una maceta acuática y ponerle abono granulado que sea de liberación lenta para después taparlo con arena.

– Peces: Tienes que alimentarlos de forma correcta para que puedan sobrevivir a cada época del año. En el caso de los que están en estanques, aliméntalos durante todo el año menos cuando las temperaturas estén por debajo de los 10ºC, momento en el que deberás dejar de hacerlo hasta que llegue la primavera ya que se alimentarán de las plantas al estar su alimento muy frío.

– Mallas protectoras: Se recomienda poner una durante el otoño para evitar que las hojas de los árboles caigan dentro del estanque y éste se pudra. Si no la pones, vigila siempre para recoger cualquier hoja que se caiga.

– Heladas: Si vives en una zona en la que el agua se hiela durante el invierno, lo mejor es vaciar el estanque y llevar plantas y peces a un lugar luminoso que esté protegido del frío. Además, así aprovecharás para poder limpiar el estanque.