Mantenimiento del césped natural
En Jardín Plantas te hemos hablado del césped en un montón de ocasiones. Y es que, de manera natural o artificial, el césped está presente en un montón de lugares (jardines domésticos, piscinas, terrazas, instalaciones deportivas, parques…), ocupando un papel fundamental tanto a nivel funcional como decorativo.

Para decidir entre el césped natural o artificial hay que analizar los elementos en contra y a favor de cada una de estas superficies, teniendo en cuenta, sobre todo, los costes económicos y el tiempo y el esfuerzo que demanda su correcto mantenimiento. Si todavía no lo has decidido, hoy vamos a intentar aclarar un poco tus ideas hablándote del mantenimiento del césped natural.

Tareas que requiere el césped natural

Lógicamente, el césped natural es la opción más tradicional, a pesar de exige una lista bastante larga de tareas de mantenimiento si quieres mantenerlo en perfectas condiciones. Así, es importante segar con periodicidad, erradicar las malas hierbas, abonar el terreno, regar con frecuencia, arreglar las calvas, mantener la uniformidad del color y controlar la existencia de plagas, hongos o insectos.

Mantenimiento del césped natural
Por otro lado, el césped natural necesita abonos y fertilizantes, además de un mayor consumo de agua, lo que eleva los costes de mantenimiento de patios y jardines. Además, hay que añadir los gastos menores, como la electricidad de la máquina segadora.

Esfuerzo, tiempo y gastos

Como puedes imaginar, todas estas tareas requieren esfuerzo pero, sobre todo, tiempo, por lo que no sería muy recomendable para aquellas personas que no disponen de mucho tiempo libre. Eso por no hablar de los gastos.

Aspectos positivos

Pero no creas que el césped natural solo esconde aspectos negativos. A diferencia del artificial, tiene buenos niveles de absorción de polución y ruidos y la hierba disipa mejor el calor. Por si fuera poco, se adapta muy fácilmente a diferentes espacios.