Cómo mejorar el calcio del suelo
Los jardineros que suelen tener poco tiempo suelen dejar de prestar atención a lo que consideran secundario en sus jardines, como por ejemplo la química del suelo. Es posible que no entiendas los números que ponen en la bolsa de fertilizante que compras en el vivero, sobre todo si eres un jardinero novato. Me refiero a los números que corresponden al nitrógeno, fósforo y potasio.

Estos elementos son muy importantes para el crecimiento y la salud de las plantas, pero más allá de todo esto, se deben conocer porque es necesario para que el suelo tenga los suficientes nutrientes, porque aunque hay más importantes estos son los tres más necesarios. Lo prioritario es que sobre todo, el pH del suelo se mantenga equilibrado.

Qué pasa si baja el calcio

Si baja el calcio del suelo también será probable que baje el ácido y hará que exista un pH bajo en el suelo lo que hará que sea difícil que crezcan plantas de forma saludable en el campo. Se debe aplicar también una aplicación de cal dolomítica, que se vende en viveros y en los centros de jardinería como ayuda para los suelos ácidos, así podrás aumentar el calcio de forma fácil en el suelo.

Cómo conseguir mejorar el calcio

Además de tener en cuenta el punto anterior para mejorar el calcio del suelo, puedes seguir los siguientes pasos que te ayudarán a que tu suelo esté mejor y tus plantas crezcan bien.

Cómo mejorar el calcio del suelo
– Primero deberás medir el área que necesita ser tratado con cal y multiplicar el ancho por longitud para determinar el número de metros cuadrados, así tendrás un número aproximado de lo que necesitarás exactamente.

– Después deberás calcular la cantidad de cal dolomítica para difundir tendrás que calcular la parte del suelo que deberás cubrir.

– Es mejor que la cal la eches con un esparcidos rotatorio para el área donde necesita ser tratada. Si el área es muy pequeña tendrás que usar un esparcidor de mano y será más que suficiente. Pero si el área es bastante grande, lo mejor es hacerlo con un esparcidor con ruedas para ayudarte a hacerlo más fácilmente. Con el esparcidor con ruedas deberás caminar a un ritmo normal, así podrás repartir la cal a lo largo del suelo de forma correcta. Puedes ir hacia delante y hacia atrás hasta que hayas esparcido toda la cal recomendada.

– Por último, deberás regar el suelo para eliminar la cal sobrante.