El momento adecuado para regar las plantas
Si creías que regar las plantas solo consistía en mojarlas con un poquito de agua y ya está estabas muy equivocado. En realidad, esta tarea no es tan sencilla como puede parecer, ya que los problemas relacionados con ésta, como el exceso o la ausencia de agua, son las principales causas de muerte en las plantas.

Para impedir que ocurran cosas como el resecamiento del suelo, lo que impide que la planta absorba los nutrientes para mantenerse viva y saludable, o el encharcamiento de las raíces, hay que ser muy consciente de cuándo es el momento exacto de regarla. Te damos las claves a continuación.

Regar de manera ligera

En primer lugar, debes tener en cuenta si tu maceta está en el exterior o en el interior. En el primero de los casos, si recibe agua de lluvia, es buena idea colocar un poco de grava sobre la tierra para drenar las impurezas. De la misma manera, no se debe regar con un chorro muy fuerte, sino de forma ligera. Eso sí, si las hojas de las plantas se están cayendo demasiado, será señal de que las estás regando más de la cuenta.

El momento adecuado para regar las plantas
Por otro lado, también debes saber que las macetas de barro exigen más cantidad de riegos y, al tener muchos poros, las raíces respiran mejor.

Notar la falta de humedad

Si quieres saber si tus plantas necesitan agua, prueba a meter el dedo en el suelo hasta 2,5 centímetros de profundidad y, si notas la tierra seca, entonces riega. También puedes detectar la falta de humedad en las hojas, que se enrollan, se marchitan y pierden el brillo.

Aunque te lo hemos repetido un millón de veces, es mejor regar las plantas por la mañana, especialmente en verano. De esta manera, el agua no solo no se evaporará con el calor, sino que la planta tendrá tiempo de absorber el exceso de agua. Si la humedad persiste toda la noche hay posibilidades de que ataquen los hongos o las bacterias.