Multiplicación de árboles frutales por esquejes leñosos
La multiplicación de árboles o plantas se hace de forma muy habitual para poder conseguir nuevos ejemplares de las mismas características, y son varios los métodos que se pueden llevar a cabo para lograrlo. Uno de estos métodos es el esquejado, que es también uno de los que más se utilizan tanto en el caso de árboles como en el de plantas. Hoy me gustaría centrarme en la multiplicación de árboles frutales por esquejes, lo cual te ayudará a conseguir excelentes ejemplares.

El esquejado es un método de multiplicación en el que se coge una porción de la planta y se consigue que desarrolle raíces para formar un nuevo ejemplar. Un esqueje es el trozo de tallo que se pone a enraizar, y en el caso de los árboles puede haber hasta tres tipos de esquejes: esquejes leñosos, esquejes semileñosos y esquejes de raíz.

Cómo esquejar

Este tipo de esquejado se lleva a cabo especialmente en árboles de hoja caduca, aunque también puede hacerse en muchos que son de hoja perenne. La parte que vas a esquejar, normalmente el tallo, debes cogerla en otoño-invierno, que es cuando los árboles no tendrán las hojas y será más sencillo y menos dañino. Corta las ramas que tenga un año de edad, y ve haciendo trocitos de entre 15 y 75 cm de longitud, algo que variará en función de la especie pero que por norma general deben ser de 20-40 cm.

Multiplicación de árboles frutales por esquejes leñosos
Haz el corte de la base por debajo del nudo de la rama, y el corte superior a unos 2 cm por encima de otro nudo. Lo más habitual es que el corte sea recto. Las estacas puedes plantarlas al aire libre o a cubierto, utilizando en el primer caso el suelo y en el segundo una bandeja o cualquier otro recipiente apto para ello. Hazlo al aire libre si vives en una zona con clima cálido o templado, pero si suele hacer frío es mejor que el esqueje esté en interiores. Si quieres plantar en exterior sí o sí y el clima es frío, envuelve las estacas en plástico y guárdalas en la nevera hasta que las plantes en primavera.

Plantar los esquejes

Antes de plantar las estacas deberás mojar un par de cm de la base con hormonas de enraizamiento para poder potenciarlo. En el caso de esquejes leñosos, lo mejor es utilizar hormonas líquidas ya que así tardarán menos, así que deja la base en el líquido durante varias horas. Utiliza un sustrato de arena y turba a partes iguales y cuando llegue el siguiente otoño traslada el esquejado a una maceta hasta que puedas hacer la plantación definitiva.