Multiplicación de árboles por semillas
Los árboles son una excelente opción para decorar tu jardín ya que no solamente le dará un montón de vida a este espacio sino que también podrás conseguir frutos exquisitos. Los árboles pueden multiplicarse por diferentes métodos: semillas, esquejes, injertos y acodos, aunque hoy me gustaría centrarme únicamente en la multiplicación por semillas.

Al multiplicar árboles por semillas existe el inconveniente de que no se consiguen ejemplares exactamente iguales a los de su planta madre, algo que sí se consigue con los otros métodos de reproducción. Toma nota de cómo multiplicar árboles por semillas:

– Recolectar semillas: las semillas puedes tanto comprarlas como recolectarlas. Si las recolectas es imprescindible hacerlo cuando ya estén totalmente desarrolladas. Una vez que las has recolectado de los frutos tienes que proceder a secarlas.

– Conservación: Empaqueta las semillas cuando ya estén limpias y pon en el paquete nombre y fecha para poder guardarlas hasta que llegue el momento de la siembra. Hay semillas de algunos árboles como las de nogal, castaño, alcornoque o roble que no pueden conservarse más de un año ya que se estropean.

– Antes de sembrar: Hay algunos árboles que necesitan algún tratamiento previo antes de que se planten sus semillas para romper el letargo del tiempo que han estado guardadas. En los casos de siembra directa no se necesita ninguno de esos tratamientos.

– Tratamientos tras letargo: Hay 3 métodos para que puedas volver a plantarlos. Está la estratificación fría (se somete a las semillas a varios meses de frío a unos 5ºC), la escarificación (se raja o erosiona la capa externa de las semillas) o agua hirviendo (se meten en agua en ebullición y después en agua fría).

– Siembra: Lo normal en el caso de la multiplicación es hacer la siembra en recipientes como macetas o bandejas aunque también se puede hacer en el suelo. Si la haces en el suelo tiene que estar bien preparado, mullido, suelto y también enriquecido con mantillo o turba y arena. La época varía en función de si las semillas han estado en letargo o no.