Multiplicación de cactus por injerto
Sigo esta semana escribiendo artículos sobre los cuidados de los cactus y todo lo que se puede hacer para conseguir mejores ejemplares. Hoy le toca el turno a la multiplicación por injerto, entendiéndose por injerto la acción de unir dos partes de plantas distintas para que se unan y formen una única planta.

Los cactus se injertan con mucha falicidad entre todas sus especies, aunque en el resto de plantas crasas sí tienen que ser compatibles entre sí para poder injertarlas. Los injertos de cactus tienen varias utilidades, como que es uno de los métodos de multiplicación más eficaz, que ayuda a sobrevivir a cactus que no lo pueden hacer de forma independiente (como los de colores) o que con ellos se puede salvar la vida de un cactus cuyas raíces o tallo se estén pudriendo.

La mejor época para injertar cactus es entre la primavera y las primeras semanas del verano, pudiéndose hacer también entre verano y otoño pero sin obtener resultados de calidad. El injerto en invierno queda descartado a no ser que tengas un invernadero en el que poder crear el ambiente que necesitan para desarrollarse. Toma nota de estos pasos para injertar un cactus:

– Una semana antes de que vayas a hacer el injerto tendrás que preparar los cactus que vas a utilizar, algo que se hace poniéndoles un poco más de abono y agua para que estén un poquito más hinchados y se más fácil injertarlas.

– Para hacer los cortes tienes que utilizar un elemento como un cuchillo, bisturí, cuter, cuchillas de afeitar… Tiene que estar muy afilado y esterilizado (esto hazlo dejándolo durante un día en agua con un poco de lejía). No lo esterilices en el microondas.

– Haz un corte horizontal en el portainjerto (el cactus que recibirá al otro cactus). Tiene que ser un corte inclinado en cada costilla ya que si es horizontal, cuando se seque puede expulsar el injerto ya que la zona central se encongerá.

– Comprueba que las superficies que se van a unir están totalmente limpias ya que si no fuera así podrían contaminarse. Si alguna está contaminada corta una capa fina para no arriesgarte.

– Debes unir los dos ejemplares de forma que queden superpuestos como mínimo en uno de sus puntos. Coloca el injerto en una posición un poco desplazada hacia un lado, nunca totalmente centrado ya que no se quedaría bien.

– Después, une las dos partes presionando para que el contacto sea bueno y así evitar que haya aire o alguna impureza en la unión. Sujétalos con una goma elástica y deja la planta en un sitio cálido pero a la sombra. Riega pero que no se encharque.

– Las gomas podrás quitarlas a los 15 días más o menos ya que es lo que tarda el injerto en soldarse y convertirse en una sola unidad.