Multiplicación de los árboles por esquejes leñosos
Existen varios métodos para la multiplicación de los árboles, y hoy me gustaría escribir sobre la multiplicación por esquejes, que es uno de los métodos más comunes. Esta forma de multiplicación consiste en coger una porción del árbol y conseguir que emita raíces para poder formar un nuevo ejemplar. Se le llama esqueje al trozo de hoja, tallo o raíz que se utiliza para enraizar el nuevo árbol.

En los árboles se pueden hacer esquejes de 3 tipos, cada uno de ellos utilizados en función de la especie del árbol ya que hay algunas que solo aceptan uno. Hoy me gustaría explicar cómo hacer esta multiplicación cuando se utiliza el método de los esquejes leñosos. Toma nota:

Cómo empezar

Este tipo de esquejado se hace especialmente con los árboles de hoja caduca, pero también puede hacerse con muchos de hoja perenne. El material a esquejar tienes que cogerlo en otoño o invierno ya que es cuando suelen estar sin las hojas (en el caso de los caducos, claro). Deberás cortar las ramas que tengan mínimo un año de edad y hacer trozos con ellas de entre 15 y 75 centímetros de longitud. Esta longitud es en función de la especie, pero normalmente suelen ser de entre 20 y 40 centímetros.

Un proceso sencillo

El corte en la base de las estacas tienes que hacerlo justo debajo de un nudo, y el corte superior deberá ser a una distancia de entre 1,5 y 2,5 cm encima de otro nudo. El corte puedes hacerlo de diferentes formas, siendo el recto la más habitual. En los árboles de hoja perenne deberás quitar las hojas inferiores, dejando únicamente unas cuantas en la parte de la punta.

Plantar al aire libre

Esas estacas puedes plantarlas tanto al aire libre como a cubierto. Si lo haces al aire libre, tendrá que ser en el suelo y es la mejor opción en zonas con climas cálidos o templados ya que sus inviernos son moderados. Tienes que labrar muy bien el terreno, dejarlo bien mullidito y después añadir mantillo. Si el clima es frío, tendrás que envolver las estacas en plástico y guardarlas a -4ºC en la nevera para plantarlas en primavera.

Para poder favorecer el enraizamiento, deberás mojar la base con 2-3 cm de hormonas de enraizamiento, que pueden ser líquidas o en polvo (éstas son las más adecuadas en esquejes leñosos).

Plantar a cubierto

Plantando a cubierto lo harás en macetas, bandejas o cualquier otro recipiente, utilizando un sustrato que lleve una mezcla a partes iguales de arena y turba o perlita y turba. También deberás aplicar las hormonas de enraizamiento. Cuando llegue el final del otoño, tendrás que plantar los esquejes en macetas individuales y dejarlos allí hasta su plantación definitiva en el jardín.