Multiplicación de rosas por semillas
Hay varios métodos para conseguir la multiplicación de rosas, entre ellos el que se hace por semillas y que es del que os quiero hablar hoy. No se utiliza mucho a nivel aficionado pero es muy efectivo y nada complicado. Su principal característica es que las semillas producen una descendencia que es muy dispar y nunca se sabe si se parecerán a su planta madre o si no lo harán.

Toma nota de los pasos para hacer la reproducción de rosas por semillas:

– El momento ideal para cosechar y extraer la pulpa es en cuanto maduren los frutos del rosal pero antes de que empiece a ablandarse la pulpa.

– Debes guardar las semillas en una bolsa de plástico húmeda y conservarlas durante 3 días a temperatura ambiente. Después guárdalas en la nevera unas 3 ó 4 semanas para que se estratifiquen, algo que estimula la germinación.

– Puedes sembrarlas tanto en primavera como en otoño y hacerlo en un semillero o directamente en la tierra. Si en tu zona los inviernos son muy fríos, cuando llegue esta época deberán tener 10 centímetros de altura para que no se hielen, si crees que no alcanzará esa altura lo mejor es esperar a plantar en primavera.

– Cuando la planta haya desarrollado su primer par de hojas trasplántala a macetas individuales para que puedan desarrollarse mejor.

– También es posible hacer una hibridación, que es un cruce de dos rosas distintas para obtener una especie única. Para ello debes elegir la flor padre y la madre en primavera y, a la madre, quitarle todos los estambres para que no se autopolinice. Observa la flor padre para saber cuándo ha madurado el polen y cuando esté listo corta las anteras y guárdalas en un frasco de cristal. Cuando los estigmas de la madre estén preparados para recibir el polen aplícaselo con un pincel fino y deja que se desarrollen las flores.