Muros vegetales en el jardín con setos
Los setos son arbustos ideales para delimitar nuestro jardín ya sean como muros, separadores de ambientes, protectores o como vegetales decorativos. Su funcionalidad dependerá en gran medida la altura del seto. Además, mediante la poda los podemos recortar con formas geométricas o estructuras naturales. En cuanto a las necesidades de sustrato, riego y abono, dependen en gran medida de la especie vegetal.

Cuando queremos plantar un seto en nuestro jardín, lo primero que debemos consultar es la especie que mejor se adapta a las características climáticas y del suelo. Como siempre, la elección de especies autóctonas asegura la supervivencia del seto y no requerirá demasiados cuidados. De modo que cuando hayamos decidido el tipo de seto, toca elegir la especie.

Si el seto delimitará el jardín debe medir al menos unos dos metros. Para el caso, se deben elegir árboles o arbustos que alcancen estas dimensiones, como el carpe común, árbol de hoja caduca o el ciprés. Tenemos varias posibilidades y la elección dependerá de nuestras preferencias.

Si buscamos plantas que no superen los dos metros de alto, encontramos el boj y el tejo, muy comunes en la decoración de setos geométricos. El tamaño de estas plantas también permite complementar con de especies floreadas, como la adelfa, la lantana o la rosa de Siria.

Mientras que los setos más bajos (no superan el metro de altura) también tenemos el boj, la escalonia, el cotoneaster, el mirto, la fucsia, la jara y diversos tipos de rosales. Todos ellos pueden sobrevivir con el agua procedente de la lluvia durante el invierno, pero en verano requieren agua. En primavera se les debe abonar y recortar las puntas.