Parásitos que afectan a las plantas
Los verdaderos amantes de la jardinería se implican en el correcto desarrollo de sus plantas como si de algunos de sus seres más queridos se tratase, y es que esto es algo inevitable cuando se dedican tantas horas a sus cuidados y a su mantenimiento.

Aunque a menudo las tareas suelen resultar agradables y entretenidas, también pueden surgir algunos contratiempos o desagradables problemas con los que querremos acabar tan pronto como sea posible. Uno de los que sin duda más odiamos son los parásitos.

¿Quieres saber qué tipo de parásitos afectan a tus plantas? Toma nota, que aquí te dejamos un breve resumen:

– Mosca blanca: Se trata de unos pequeños insectos blancos de entre 2 o 3 mm que se alimentan de la savia de las plantas. Además de poner huevos en las caras inferiores de las hojas (donde se instalan), segregan azúcar que puede perjudicar con la fumagina a nuestros ejemplares.

– Cochinilla Escudo: Miden igual que los anteriores y tienen un caparazón oscuro y algo viscoso. Se encuentran en los tallos o en la parte inferior de las hojas y se alimentan también de savia. Las hojas amarillean, las plantas frenan su desarrollo y pueden secarse u intoxicarse.

Cuidado con las plantas oscuras, pues es en éstas en las que consiguen pasar más desapercibidas a la vista.

Parásitos que afectan a las plantas
– Cochinilla Algodonosa: Estos insectos de unos 2 o 3mm se caracterizan por su superficie rosácea cubierta por vello blanco. Las hojas amarillentas y la fumagina son los principales problemas que ocasiona.

– Nematodes: Su tamaño hace que a menudo sean imperceptibles a primera vista y, no obstante, pueden ser muy perjudiciales para las raíces, los tallos y las hojas de las plantas, a las que debilitan y secan con facilidad.

– Pulgones: Negros, verdes o anaranjados, los pulgones son una de las plagas más comunes en las plantas. Son fácilmente visibles entre brotes jóvenes, hojas y capullos entre otras cosas porque se producen con tal facilidad que podemos encontrar cientos de ellos en poco tiempo. Además el azúcar que desprenden es un gran atractivo para las hormigas, por lo que debes frenar la plaga antes de que éstas también destrocen tu planta.

– Arañas: Si tienes arañuelas de colores amarillos, verdes o anaranjados tus plantas podrían sufrir clorosis y defoliación. Como arañas que son, estos parásitos tejen una tela que dificultará la función clorofílica y los tratamientos fitosanitarios.