Plagas en el huerto
Las plagas y enfermedades en el huerto suelen ser bastante frecuentes. Los insectos, arácnidos, hongos y bacterias pueden atacar a las hojas, los tallos, los frutos, o destruir la planta en su totalidad. Por ello conviene tener mucho cuidado y revisar las plantaciones con atención. Los más comunes son los pulgones, los cuales atacan acompañados de hormigas.

El problema es que chupan la savia de las plantas y eso las debilita en gran medida, mientras que las hormigas se alimentan de la sustancia azucarada conocida como melaza que segregan. Este tipo de plaga afecta especialmente a árboles frutales como el peral, el manzano, el ciruelo o las vides. Una forma de evitar su aparición es plantar hisopos junto a los árboles y demás plantas.

También suele dañar mucho es el altica de la vid. Se trata de un escarabajo que se alimenta de las hojas de las vides. Otros enemigos de los frutales son las orugas que se alimentan de las hojas y los frutos. Pero también los barrenillos, que excavan túneles por el interior de las frutas de los manzanos, almendros y olivos. Para evitar su propagación, será imprescindible eliminar por completo las partes afectadas del árbol.

Por otro lado, algunos productos de la huerta como las judías, pepinos, pimientos, lechugas, zanahorias y otras hortalizas de temporada, sufren los ataques constantes de chinches, gorgojos, limacos, caracoles, arañas, nematodos, pulgones, escarabajos y moscas. Algunas leguminosas también son atacadas por la antracnosis y la roya. El mildiu es un hongo que produce manchas verdosas en las hojas, brotes, tallos y frutos de patatas, tomates y vides.