Plagas en los limoneros
El limonero es uno de los árboles que mayor vida, color y aroma le puede dar a tu jardín, además de que puedes aprovechar sus frutos para un montón de cosas en la cocina. Sin embargo, al estar en el exterior puede sufrir mucho con varios factores como las inclemencias del tiempo, las enfermedades y las plagas.

Aunque haya cosas inevitables, sí que puedes poner mucha atención para evitar la mayoría de ellas y, si ya han aparecido, que los daños sean los menos posible. Hoy me gustaría centrarme en las plagas que atacan a los limoneros y cómo puedes combatirlas. Toma nota para que pueda estar completamente sano y fuerte:

– Minador de los cítricos: Ataca a las hojas más jóvenes y reduce tanto el crecimiento del árbol como su cosecha ya que las hojas y los nuevos brotes se mueren. Aparece cuando hay viento fuerte, temperaturas muy altas y mucha humedad. Si hay riesgo de cualquiera de esos factores, reduce el número de brotaciones abonando menos. Si ves que te han aparecido muchas larvas en cada hoja, es recomendable que utilices productos químicos para desinfectarlo.

– Pulgones: Si la infección está muy extendida debilitan mucho el árbol. Puedes eliminarlos con productos químicos pero escoge los que sean adecuados para el tipo de contagio que tienes ya que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

– Chinchillas: Absorben la savia del árbol así que perjudican a la totalidad de la planta o árbol. Viven en las hojas, en las ramas y en ocasiones en los frutos aunque en menor cantidad. No es una plaga demasiado grave ya que se mueren solas, pero si ves que tienes demasiadas sí puedes utilizar algún tratamiento específico.

– Ácaro de las maravillas: También se alimenta de la savia y lo que hace es deformar las hojas, reduciendo considerablemente el crecimiento de los frutos, que se quedarán muy pequeños. Debes tratarlo durante la época de floración y los productos químicos que mejor van para esto son el Bromopropilato y el Piridafention.

– Polilla de los cítricos: Pueden aparecer en cualquier época del año aunque principalmente en primavera y otoño. Se alimentan de los órganos de la flor y de los frutos hasta que los mata, incluso si son brotes jóvenes. Debes aplicar diversos productos químicos en una proporción determinada como flucitrinato (10%), tau-fluvalinato (24%) e isoxation (50%). Todas ellas en concentrado emulsionable.