Plagas más comunes en los árboles
Las plagas son uno de los males que pueden tener los árboles, siendo algunas de ellas letales para muchos ejemplares, especialmente para los más débiles. Es por eso que hay que prestar mucha atención a cualquier indicio de plaga para poder atacarla cuanto antes y conseguir salvar el árbol. Hay infinidad de plagas que pueden afectar a diversos árboles en función de sus características, de las del entorno y de lo eficaz que sean los cuidados que le des.

A pesar de que unas especies sean más propensas que otras, hay muchas plagas que son comunes a casi todos los árboles y que pueden aparecer en cualquier momento. Hoy me gustaría escribir sobre ellas y sobre cómo las podrás detectar, además de cómo actuar para poder combatirlas y recuperar el ejemplar. Toma nota:

Las cochinillas

Es una de las plagas más conocidas ya que no solo afecta a árboles sino que también afecta a plantas o cultivos. Se caracteriza por tener un escudo protector que puede ser de diferentes consistencias y colores. Ataca al árbol clavando su pico en las hojas y chupando la savia, lo que provoca que las hojas se decoloren volviéndose amarillentas y posteriormente cayendo. Poda las ramas que están afectadas y pulveriza con un insecticida específico.

Los pulgones

Es otra de las plagas más conocidas y también clavan el pico absorben la savia, lo que hace que deformen tanto las hojas como los brotes, que se empiezan a enrollar. Al absorber la savia segregan un hongo de color negro, y los pulgones pueden ser de diferentes colores. En los ataques débiles habrá que cortar las hojas y los brotes dañados, pero si es un ataque fuerte lo mejor será aplicar también un producto específico para pulgones.

La mosca blanca

Como su propio nombre indica, son moscas blancas, siempre de pequeño tamaño y que se asientan especialmente en el envés de las hojas. Es una de las plagas más fáciles de combatir ya que bastará con agitar las hojas y ya saldrán volando. De todas formas, igualmente causan daños al picar las hojas, haciendo que pierdan su color y se vuelvan amarillas. Cuando el ataque es muy fuerte pueden abarquillarse y llegar a caerse.

Los trips

Son unos pequeños insectos, casi imperceptibles, que pican las hojas y provocan que se vuelvan plateadas para después secarse y caerse. Afectan únicamente a las hojas y bastará con quitar las estropeadas y eliminar los insectos, pero salvo que el ataque sea muy grave no necesitarás aplicar un tratamiento.

La araña roja

Son pequeñas arañas de color rojo y que apenas pueden verse, pero las detectarás porque aparecen puntos amarillos en las hojas, especialmente en el envés ya que es donde se asientan. Las hojas se ven muy perjudicadas ya que además de perder su color se abarquillan, se secan y se caen. Para acabar con ellas hay que pulverizar el envés de las hojas con un producto específico para arañas.