Plagas y enfermedades de los geranios
Los geranios son una de las plantas más comunes en los balcones y terrazas españoles, entre otras cosas porque no exigen demasiados cuidados. Sin embargo, son propensos a ser víctimas del ataque de plagas y enfermedades, que pueden dañar y afear las plantas, provocando, incluso, su muerte.

Para que esto no ocurra es importante estar pendiente de la aparición de hongos, pulgones, babosas o ácaros en sus tallos, hojas o flores y poder actuar de inmediato, y llevar a cabo una tarea de prevención. Te hablamos sobre cómo prevenir las plagas y enfermedades en geranios a continuación.

Prevención

Para prevenir plagas y enfermedades, es importante no regar o humedecer la planta demasiado y, de esta manera, evitar que el resto de la planta sea afectada por el llamado “mal del pie”, un hongo que vive en el suelo y que, cuando ataca, provoca que el geranio se pudra y se marchite. Además, la parte de la planta que queda en contacto con el suelo se pone de un color negro y, en algunos casos, cubierto de un moho blanquecino.

Plagas y enfermedades de los geranios
Por otro lado, se debe aplicar una vez al mes un insecticida específico contra el ataque de la llamada “mariposa del geranio”, que actúa desde que es una oruga de dos centímetros de largo. Los efectos más visibles son el tallo agujereado y las hojas y flores mustias y con picaduras.

Plagas y enfermedades más comunes

Por supuesto, hay que estar pendiente de cualquier anomalía que pudiera aparecer en la planta para actuar de forma conveniente. Entre las plagas y enfermedades más frecuentes, además del mal del pie y la mariposa del geranio, se encuentran los pulgones, araña roja, orugas, cochinillas, mosca blanca y diferentes tipos de hongos.