Plantar un limonero
Los limoneros dan un olor muy agradable además que una apariencia muy buena a todo su entorno. Pueden plantarse en macetero o directamente al terreno y es recomendable que esté expuesto al sol directo y en temperaturas templadas. Los limoneros son buenos compañeros para poner en patios y jardines, deben de recibir luz directa del sol, el riego debe de ser regular y llega a medir desde 2 hasta 7 metros de altura y de 1,5 a 3 metros de ancho.

Sus hojas son verdes oscuras brillantes e intensas, las flores son aromáticas y con un color blanco parecido al de los cirios. Tarda más o menos un año en crecer, y mientras lo hace es bueno que se rieguen bien y que también se eche fertilizante para ayudar al crecimiento con los suficientes nutrientes, en invierno necesitará la planta de menos agua pero aun así, deberemos de mantenerla húmeda. En invierno puede llegar a aguantar la temperatura de 3ºC, normalmente agradece las temperaturas suaves del Mediterraneo, se pueden ver muchas plantaciones de limoneros en la zona de la Costa de Valencia y Murcia.

El limonero se poda una vez al año, en primavera, para reactivar su crecimiento y también rectificar y moldear su tamaño y la dirección de sus ramas, el macetero en el que se ponga debe de ser de grandes dimensiones, intentando que en el centro de la base tenga un agujero por el que pueda drenar el agua sobrante y ésta pueda desembocar a un sumidero que se encuentre cercano o bien al terreno directamente. Para ahorrar agua y esfuerzo, en las plantas siempre es bueno instalar el riego por goteo, la instalación en un principio puede inducirnos a hacer un mayor desembolso pero, vale la pena.