Plantas aromáticas para la cocina
Si tienes un huerto, independientemente del tamaño y sus características, una de las mejores opciones que tienes es cultivar plantas aromáticas ya que no solo le dará mucha vida a ese espacio sino que te serán muy útiles en la cocina para utilizarlas como especias o como complementos en muchos platos.

A continuación te doy una pequeña lista con las plantas aromáticas para la cocina para que sepas cuáles puedes cultivar y qué usos puedes darle después. Toma nota:

– Cebollino: Es de la familia de las cebollas y también es ideal para aderezar ensaladas o tortillas.

– Cilantro: Se utiliza muy especialmente en la cocina asiática y tiene un alto poder afrodisíaco. La parte que más se utiliza es la semilla seca y las infusiones de cilantro son muy digestivas. Su esencia se aprovecha también para hacer perfumes y productos farmacéuticos.

– Albahaca: Es muy buena para utilizar como complemento con mariscos, ensaladas, sopas o pastas, además de que favorece la digestión.

– Menta: Es estimulante, antiespasmódica y muy buena para calmar el estómago. Tómate una infusión de menta si tienes indigestión o aerofagia. Además, puedes también echar un par de hojitas en bebidas heladas y ensaladas de frutas para darle más sabor.

– Perejil: Probablemente la más utilizada y famosa en todo el mundo ya que puedes utilizarla para todo, ya sea en tortillas, ensaladas, salsas o cualquier otro plato. También se utiliza para calmar el dolor de muelas, para detener el flujo lácteo o si tienes una hemorragia nasal.

– Romero: Es la mejor especia para acompañar tus salsas de tomate. Tiene un aroma muy fuerte y es ideal para acompañar con queso de cabra, que también tiene un sabor fuerte.

– Tomillo: También es una de las más conocidas y te sirve para acompañar huevos, pollo, pescados, sorbetes y fruta fresca. Puedes hacer una infusión con tallos y hojas y te ayuda a que la digestión sea mucho mejor. Además, es un buen calmante para la tos, para las irritaciones respiratorias y para los resfriados.

– Perifollo: Se suele añadir después de haber cocinado la comida y es muy rico en vitaminas, así que es ideal para sopas, verduras, salsas y pescados. Como infusión es depurativa, diurética y digestiva.