Plantas bonitas y útiles para nuestro estanque
Si disponemos de un estanque en casa, debemos velar también porque éste luzca un aspecto coqueto y cuidado, que no conseguiremos si simplemente dejamos que en él se estanque suciedad o cualquier tipo de planta que crezca salvajemente a su alrededor.

Además del aspecto estético, según dicen los expertos resulta casi imprescindible que en el estanque tengamos plantas que renueven el oxígeno del agua.

Sin embargo, evidentemente no podemos poner cualquier tipo de planta en el agua, pues encontramos unas opciones más limitadas que en el cultivo de plantas de tierra, en la que podemos poner cientos de especies distintas. Así, debemos de asegurarnos de qué ejemplares se adaptan mejor a las características de nuestro estanque y del clima de la zona.

Plantas bonitas y útiles para nuestro estanque
Existen básicamente cuatro tipos de plantas de estanque, que se establecen según la función que cumplen en el ecosistema en el que se encuentran:

– Plantas de aguas profundas: Algunos tipos son el nenúfar amarillo, el dee agua o el nimfoides, especies que tienen sus raíces en la tierra del fondo del estanque y que suben hasta la superficie.

– Plantas de superficie: El mordisco de rana o la lenteja de agua son algunas de ellas. Este tipo no necesitan plantar sus raíces al fondo del estanque, por lo que serán del tamaño con el que aparecen sobre la superficie y se autonutrirán para subsistir.

– Plantas marginales: Lirios, ranúnculos grandes y juncos floridos, por ejemplo. Se cultivan en los márgenes de los estanques y son plantas de aguas tranquilas.

– Plantas oxigenadoras: El musgo acuático o el ranúnculo, entre otras. Son las más importantes puesto que son imprescindibles para regenerar el oxígeno y así contribuir al buen mantenimiento de las otras plantas y algas del estanque. Pueden flotar o cultivarse en macetas.

Ya ves, estas plantas no necesitan prácticamente mantenimiento, y conseguirán dar vida y color a tu descuidada alberca.