Plantas de interior en el dormitorio, ¿sí o no?
El debate acerca de los beneficios y perjuicios de las plantas en el dormitorio es largo y no demasiado claro, y es que todavía hay quienes mantienen los extremos de las distintas posturas acerca del tema.

En este sentido, ya sabemos que las plantas tienen el poder de limpiar el aire y purificarlo haciendo que el el hogar gane en calidad ambiental, pero, ¿existen también consecuencias negativas?

En parte sí que las hay, y es que cuando nos vayamos a dormir estaremos compitiendo con las plantas por el reparto de oxígeno en el espacio, pues a pesar de realizar la fotosíntesis durante el día nuestros ejemplares respiran las 24 horas como seres vivos que son.

Plantas de interior en el dormitorio, ¿sí o no?
Esto no quiere decir que debas renunciar al toque decorativo y natural que proporcionan, pues de hecho si lo comparamos con otra persona la cantidad de oxigeno consumido sería muy inferior en el caso de las plantas… Ya sabes, ¡si no se te ocurriría echar a tu pareja de la cama tampoco debes hacerlo con tus plantas!

Precisamente por eso es recomendable escoger plantas de hojas estrechas no demasiado grandes (que consumirán menos oxigeno y cogerán menos polvo) y que no coloques más de un par en el espacio. No olvides tampoco abrir la ventana para ventilar el espacio y renovar el aire.

Debes saber que también será positivo elegir las plantas en función del tipo de luz que precisan: en dormitorios muy bien iluminados puedes colocar ejemplares como la drácena, la clásula, la violeta africana o el ciclamen, por ejemplo. Si tu caso es el contrario y cuentas con muy poca luz deberás apostar por ejemplares como el ficus, la calatea, el cisus o la alocasia, por ejemplo.

Si después de todo lo anterior quieres quedarte más tranquilo, garantiza el flujo constante de oxígeno dejando la puerta de tu habitación algo abierta.