Plantas de interior más duraderas
Ya sabes que las plantas de interior aportan innumerables beneficios para las personas, además de decorar y poner un pedacito de naturaleza en casa o en la oficina. Sin embargo, puede que ya estés cansado de que las plantas ubicadas en el interior de tu casa apenas duren una temporada.

Si es tu caso pero quieres estar rodeado de plantas de interior, lo mejor es que conozcas cuáles son las más resistentes y qué condiciones debes crear en su entorno para que se mantengan sanas.

Potos

Entre las plantas más fáciles de cuidar y, por tanto, normalmente más duraderas, se encuentra el potos, que necesita un lugar cálido (entre 15 y 20º C) y luminoso. Además, este ejemplar agradece las pulverizaciones en ambientes secos. Lo mejor es abonar los potos cada dos semanas en verano e ir podando ligeramente para que la planta cobre mayor densidad. Es importante dejar que la tierra se seque entre riego y riego.

Ficus

Otra planta muy duradera es el ficus, que necesita buena luz pero no el sol directo. Los ficus aguantan bien la calefacción, aunque es mejor que en verano no estén a temperaturas superiores a 24º C.

Plantas de interior más duraderas
Por otro lado, deberás vaporizar esta planta diariamente si está puesta la calefacción y no dejarla nunca próxima a un radiador. En cuanto al riego, deberás regar cada semana y media en invierno y dos veces a la semana en verano. Deberás despuntar cada dos o tres meses en primavera y verano.

Aspidistra

Por último, vamos a hablar de la aspidistra, una planta que se caracteriza por su resistencia y por necesitar poca luz. Por eso, es la planta perfecta para rincones oscuros y zonas de la casa como pasillos. Deberás regarla muy poco en invierno y prácticamente no necesitará abono en verano.