Plantas en el cuarto de baño
La humedad y temperaturas que se alcanzan en el cuarto de baño hacen que sea un espacio adecuado para el mantenimiento de las plantas. No obstante, no debemos olvidar que necesitan la luminosidad suficiente para favorecer su desarrollo. El ambiente que se forma en este espacio favorece en determinados casos el crecimiento de los vegetales. Sin embargo, no todos los ejemplares resisten las condiciones de esta habitación, por lo que es imprescindible conocer las particularidades de cada planta. Igualmente, conviene controlar el ritmo de crecimiento, puesto que tiende a acelerarse con la humedad.

Las condiciones ambientales que se logran suelen ser parecidas a las de un invernadero, por lo que no afecta a los vegetales. Es importante prestar atención al aspecto de la planta para cambiarla de espacio ante el menor síntoma de deterioro o evitar que acelere su crecimiento por encima de lo normal, algo que suele ser bastante frecuente propiciada por la alta humedad que se acumula.

Respecto a la iluminación, es recomendable que el baño disponga de una ventana que de acceso a la luminosidad necesaria para que la planta realice la fotosíntesis. Cuando eso no sea posible, algunos vegetales también admiten el uso de luz artificial (lámparas) para crear un entorno favorable en el que puedan crecer, aunque deben iluminarse de forma correcta para evitar el riesgo de quemar la planta.

Los potos, las pileas y los helechos son algunas plantas recomendadas. Al ser vegetales que necesitan temperaturas cálidas para crecer, resisten bien la humedad que se acumula en el cuarto de baño cuando nos duchamos. Pero hay que tener cuidado de que no se de un exceso de temperatura que pueda dañar al ejemplar que se encuentra decorado nuestro cuarto de baño.

La colocación es fundamental para la planta. Es posible colocarlas sobre una encimera, junto al lavabo, la bañera o un espejo, si la luz que llega hasta esa zona es suficiente. Cuando las dimensiones de la estancia sean pequeñas, se puede recurrir a plantas colgantes o colgarlas del techo. Siempre pensando en la mejor forma.