Plantas en macetas colgantes
Cada vez más personas optan por colocar plantas colgantes para aprovechar mejor los espacios del hogar. Además, las macetas colgantes sirven como elementos decorativos que realzan la belleza de las plantas que contienen. Estas macetas suspendidas en el aire se utilizan tanto en ambientes interiores como exteriores, siendo más habituales en porches, pérgolas y terrazas. Dentro de la casa, se suelen poner en galerías o cerca de grandes ventanales, permitiendo ganar espacio ya que al estar colgadas no entorpecen ni ocupan superficie aprovechable.

Este tipo de plantas han sido exclusivas para especies como la orquídea, pero actualmente su uso se ha generalizado debido a las grandes ventajas que aportan. Estos recipientes permiten ahorrar espacio en la vivienda y aprovechan de forma óptima todos los rincones, aunque antes de decantarse por una maceta colgante es recomendable conocer si el ejemplar admite este tipo de cultivo y cuáles son sus necesidades de riego, pues no todas precisan los mismos cuidados.

Los recipientes colgantes se anclan con diversos soportes, muchas veces en barras de cortinas o estantes altos, siempre que sean robustos como para aguantar el peso de la maceta. En el exterior, es más habitual verlas colgadas de pérgolas o de barandillas. Pero siempre tenemos la opción de fijarlas al techo. En cualquier caso, el sistema de fijación por el que nos decidamos debe ser el apropiado para el tipo de material del que estén fabricados las paredes y los techos. Mucho cuidado en este sentido porque no queremos que haya peligro de que caigan justo cuando pase alguien por debajo.

Plantas en macetas colgantes
La mayor dificultar en las macetas colgantes es el riego, ya que debe ser más frecuente, especialmente en verano, debido a que el espacio para las raíces es más reducido en los recipientes colgantes que en los convencionales. Sin embargo, por su ubicación, las plantas resultan menos accesibles y el riego puede ser un inconveniente. La mejor opción es comprar una regadera de brazo largo o una manguera, que permita regar sin tener que subir escaleras o tomar posiciones incomodas.

Las especies más aconsejadas para el cultivo colgante de interior son la begonia, el helecho canario, la hiedra, el poto, el ficus repens y el singonio. Mientras que el geranio, el loto, la petunia surfinia, la verbena y la vinca, son plantas indicadas para los recipientes colgantes dispuestos al aire libre.