Plantas medicinales para la digestión y los dolores estomacales
Podemos aprovechar el espacio del jardín o el pequeño espacio de ventanales, balcones o terrazas para cultivar cualquier tipo de planta medicinal, que hará que aprovechemos el espacio decorativo para conseguir fines positivos y saludables.

Además, estas plantas no necesitan demasiado espacio para desarrollarse, por lo que su cultivo está al alcance de cualquier persona que se anime a llevarlo a cabo.

Hace unos días ya os hablamos del cultivo de plantas medicinales contra catarros y gripe. Hoy queremos animaros a cultivar algunas plantas que os ayudarán con la digestión y los dolores estomacales.

– Manzanilla: Para cultivar manzanilla solo debes esparcir las semillas y mantenerlas en un lugar bien drenado en el que haya sombra. Cuando florezca corta las flores y extiéndelas en un lugar seco y de temperatura alta, o bien cuélgala boca abajo para que sus pétalos caigan sobre la bolsa que debe ir debajo. Con la manzanilla tendrás fácilmente infusiones y compresas con fines curativos, además de una preciosa planta decorativa.

– Orégano: Sus hojas sirven contra los catarros aunque también para hacer infusiones depurativas y digestivas. Esta planta puede adaptarse a diferentes suelos, siempre y cuando tengan bastante luz.

-Perejil: Con su raíz (que no con sus hojas) conseguirás infusiones diuréticas y hepáticas. En cuanto a la plantación, debe ser sembrado en suelos húmedos y ricos en humus, nada expuesto al sol. Si quieres que crezca más rápidamente, deja en remojo las semillas en agua tibia antes de plantarlas.

– Ruda: Sus hojas sirven para infusiones intestinales y en cataplasmas, aunque no es bueno que las consuman las embarazadas. Debes sembrarla en suelos ricos en humus mediante esquejes o semillas.

– Salvia: Es de fácil plantación, que puede ser en macetas de tierra arcillosa y debe ubicarse en lugares soleados. Sus hojas te servirán para hacer infusiones digestivas.

– Eucalipto: Necesitará ser cultivado en un espacio más amplio como el jardín, pues no sólo alcanza mayores dimensiones sino que también tiene una increíble capacidad de absorción que quita el agua a las plantas que de su alrededor. Recoge sus hojas en verano y déjalas secar; una vez estén listas, guárdalas en recipientes de vidrio o en sobres de papel.