Plantas medicinales para la hipertensión
Algunas personas que sufren de hipertensión (presión arterial elevada) recurren a determinadas plantas medicinales con propiedades vaso dilatadoras para intentar controlarla. Pero todas plantas no siempre resultan beneficiosas para el organismo, especialmente cuando se toman al mismo tiempo que con otros fármacos antihipertensivos. Una de cuestiones más habituales respecto a las plantas medicinales es el modo de tomarlas: en infusión o en forma de concentrados (comprimidos). Tradicionalmente, las plantas medicinales se han tomado mezcladas en infusiones, pero lo ideal según los especialistas es ingerirlas en cápsulas que se pueden encontrar en farmacias o en los mismo herbolarios.

Las plantas como medicina alternativa para reducir la presión arterial puede generar diversos tipos de problemas. Son bastantes las personas mayores con sobrepeso que toman plantas diuréticas con el objetivo de adelgazar y desintoxicar el organismo, pero pueden llegar a mezclar plantas y fármacos diuréticos sin ser conscientes del peligro que eso conlleva. Son grandes diuréticos las hojas de olivo en ayunas, el ortosifón, la cola de caballo, la olmaria o la vara de oro.

Cuando un paciente se toma por receta una medicación diurética, si decide tomar una hierba medicinal debe consultarlo con su médico para evaluar la compatibilidad y poder realizar un mejor seguimiento. Por eso muchas veces, cuando se deja de tomar el remedio de herboristería, es posible que sufra un repunte de la presión arterial, debido a que el medicamento aun no ha solucionado el problema, las plantas son siempre una solución temporal pero no definitiva para la hipertensión.