Plantas naturales para peceras o acuarios
Si eres de los que siempre ha soñado con tener un precioso acuario en casa atiende, porque más allá del conseguir un bonito recipiente de cristal y aquellos peces que vivirán en él también deberías tener en cuenta algunas cuestiones decorativas para conseguir la pecera perfecta.

Nos estamos refiriendo concretamente a las plantas para el acuario, ejemplares naturales cuya belleza saltará a la vista. No obstante, no sería de extrañar que gracias a esta opción (no artificial) tus peces degustaran deliciosas ensaladas cada día… Tranquilo, porque escogiendo tus ejemplares con cuidado probablemente puedas evitar que esto ocurra.

Estas son algunas de las plantas más recomendadas para los acuarios, ¡toma nota!

- Microsorum pteropus (Java Fern): Esta planta de origen asiático es ideal para las peceras gracias a que sus durísimas hojas son difíciles de morder para los peces pequeños y hasta para los medianos. Entre las variedades más recomendadas por los expertos están la Tropica y la Windeliv.

Plantas naturales para peceras o acuarios
- Bolbitis heudelotii: De origen africano, esta planta acuática es otro de esos ejemplares con los que tus peces deberían esforzarse demasiado por destrozar, pues sus hojas son muy duras y resistentes.

- Bacopa caroliniana: Esta hermosa planta presenta tallos de hojas carnosas y crece bastante a lo alto, por lo que será más adecuada para las peceras de mayor tamaño.

- Nomaphila stricta: Esta planta de hojas finas y alargadas es genial para los acuarios no solamente por su capacidad estética sino también porque servirán de refugio a los peces nerviosos o como espacio para guardar los huevos recién desovados de las hembras. No obstante, es más susceptible a ser devorada.

- Rótala macandra: Esta alargada planta rojiza servirá para dar un poco de vida y color a tu fondo marino aunque, por desgracia, puede convertirse en un buen manjar para tus peces.

Otros ejemplares para pecera pueden ser las anubias enanas, el helecho de java, las espadas amazónicas (de hoja ancha o pigmea) o la valisneria, por ejemplo.

Cuando vayas a comprarlas a tu tienda recuerda escoger aquellas más sanas, frondosas y sin floración, pues a pesar de que en este último caso estarían más hermosas también les costaría más adaptarse al ambiente.