Plantas para adelgazar
Ya hemos visto lo útil que puede ser la fitoterapia o el uso medicinal de las plantas en muchos ámbitos de la salud y el estado físico de las personas, desde el superar estrés y los nervios hasta favorecer la concentración o superar los catarros, por ejemplo.

Si hace poco veíamos cómo algunas plantas podían ayudarnos a llevar mejor la dieta con sus propiedades saciantes, hoy queremos contaros en rasgos generales todos los recursos adelgazantes que las plantas ponen a vuestra disposición de una manera completamente natural.

¿Quieres conocerlas? Analiza tu caso, presta atención a lo que te contamos y consulta a un profesional especializado para asegurar su efectividad:

Plantas para adelgazar
– Estimulantes: Algunos ejemplares son muy útiles para el metabolismo de las grasas, que depende de factores muy diversos como las proteínas o nuestra propia genética, por ejemplo. Las más recomendadas para ello son el té Verde y el té rojo PU ERH, aunque las algas Fucus y Kelp son también buenos recursos para quienes necesitan más yodo.

– Saciantes: Puedes calmar a tu estómago y controlar el apetito con plantas como el Goma Guar, el alga Espirulina o ingredientes extraídos de las plantas como el glucomano, una fibra extraída de una leguminosa exótica.

– Diuréticas: Aunque no hay que abusar de ellas, las plantas con propiedades diuréticas son muy útiles para complementar nuestras dietas puesto que provocan una eliminación de agua y sodio en el organismo a través de la orina. Las más populares son la ortiga mayor, el diente de león, la cola de caballo o la alcachofa, por ejemplo.

– Digestivas: Puedes reducir la hinchazón del vientre con plantas como el Anís verde o Matalauva, Menta Piperita, Hinojo o Regaliz, entre otros.

– Laxantes: Es importantísimo tener un ritmo diario en este ámbito para que nuestro cuerpo no se autointoxique. Para regular el estreñimiento debes apostar por plantas que contienen fibra o mucílagos como la Zaragatona, la Malva o la Linaza u otras que lleguen directamente a los intestinos como el Sen, la Cáscara Sagrada o la Frángula, por ejemplo.