Plantas para cada zona del jardín
Es muy común que en cualquier jardín haya zonas difíciles en las que no sabemos exactamente qué vamos a plantar debido a sus características, como por ejemplo una pequeña cuesta o una zona ventosa.

En este artículo me gustaría hacerte unas cuantas recomendaciones para plantar en zonas difíciles y cómo aprovecharlas al máximo. Toma nota:

– Zonas ventosas: El fuerte viento puede hacer que cualquier planta se estropee, se rompa, se tuerza o se reseque, así que hay que protegerlas mucho en este sentido. Si tienes una zona así en tu jardín pero quieres poner plantas igualmente pon varios setos o pantallas para protegerlas.

– Disimular un espacio: También puede suceder que quieras proteger tu jardín de miradas ajenas, ya sea porque da a una zona comunitaria o porque se ve desde la calle. Lo mejor en este caso es colocar una pérgola y decorarla con alguna planta trepadora para darle un ambiente más natural.

– Zonas soleadas: Si se da el caso de que tu jardín recibe sol durante todo el día y no puedes, o no quieres, evitarlo, aprovecha para colocar ahí alguna planta que no se vea afectada por la luz solar aunque sea en grandes cantidades. Tienen que ser especies como cactus, crasas o cualquier mediterránea que tenga un buen drenaje y que soporten la sequía.

– Charcos: Si tienes un espacio en el que se forman charcos con facilidad y no eres capaz de solucionarlo ni aún poniendo un buen drenaje, coloca ahí especies que se lleven bien con la humedad y así te quedará mucho más bonito, como el bambú, los juncos o el cálamo.

– Cuestas: Si tienes alguna y es pronunciada sabrás que al plantar se producirán regueros y el agua no se retendrá bien. Lo mejor para aprovechar esa zona es poner ahí una terraza o bien colocar piedras para cubrir esa zona y hacer un camino que puedas rellenar con flores o plantas.