plantas-terraza-otono

Antes de plantar nuestras especies favoritas hay que tener en cuenta que si nuestra terraza da al norte es aconsejable que tenga un cierre o, al menos, que coloquemos alguna celosía que la proteja del viento más frío. Si está al sur y recibe mucho sol no es necesario hacer nada, salvo en verano, cuando deberemos instalar un toldo para sombrearla. Elegiremos recipientes adecuados al tamaño de nuestras especies y que resistan a la heladas. Conviene recordar que la paredes y esquinas son también lugares apropiados para colocar plantas.

La esquimia es un pequeño arbusto cuyas ramas se cuajan de frutos de color rojo durante los meses de invierno y necesita una humedad constante en el sustrato. Resiste el frío, pero conviene proteger las hojas jóvenes de las heladas en condiciones climáticas severas. Además de ahora, también se puede plantar en primavera. Basta con que abonemos una vez al mes y no cortemos más que los brotes molestos. Podemos cultivarlo sólo o junto a brezos, rododendros enanos y pequeñas Coníferas.

A pesas de su procedencia atlántica podemos cultivar la camelia en cualquier terraza, siempre que la dotemos de un sustrato ácido, que debemos mantener ligeramente húmedo. No hay que utilizar nunca agua con cal al regar, ya que es muy sensible. A sus bellas flores les vendrá bien la protección con una lona a modo de pantalla, colocada en el lado desde donde viene el viento y asegurada con un par de varillas. No hay que olvidar eliminar las flores conforme se marchiten.

Podemos disfrutar de una cesta colgante de Sedum, con sus umbelas rosas con hojas decorativas todo el año. Vigilaremos el sustrato y regaremos siempre que lo notemos seco. Aunque resistente, si hiela es preferible que lo protejamos. En cuanto pierda las flores, habrá que podar los tallos desflorados.

El heléboro resiste bien el frío y hasta la nieve. Esta vivaz, que crece en cualquier clima, presenta flores blancas, amarillas, rosas, púrpuras,… sobre tallos erectos y poblados de hojas. Prefiere el sol-sombra y un riego moderado, sin encharcar. Cuando deje de florecer hay que cortar los tallos. Ahora puede ser multiplicado por división de mata.

Si al final de verano plantamos los bulbos de crocus estaremos ya disfrutando de sus flores. Si los plantamos ahora nacerán en invierno. Piden un riego regular mientras florece y protección con temperaturas por debajo de cero grados. Cuando las hojas amarilleen, extraeremos los bulbos y los guardaremos en un lugar seco o los dejamos en el tiesto bien cubierto.