Plantas para oficinas
Cada vez pasamos más tiempo trabajando en la oficina, incluso más tiempo del que podemos estar en casa. Por eso es imprescindible que nuestro lugar de trabajo sea un lugar en el que nos sintamos a gusto, y una manera de conseguirlo con un método muy natural es precisamente la utilización de las plantas como parte de la decoración de los diferentes espacios de las empresas, ya sea salas de reuniones, salas comunes u oficinas.

Las plantas de interior aportan color y nos ayudan a sentirnos mejor, e incluso se dice que ellas que pueden ayudar a motivar la actividad profesional. Además, las plantas pueden cumplir diversas funciones, algunas de las cuales te resumimos a continuación:

Las drácenas por ejemplo, son capaces de limpiar y reciclar las partículas que ensucian el aire (como el tricloroetileno o el benceno) y, aunque necesitan estar en contacto con la luz natural, solamente requieren un riego semanal, pudiendo espaciarlo en épocas de frío. Las cintas cumplen este mismo objetivo, y son igual de resistentes que las anteriores. Otras plantas con estas propiedades son el ficus, filodendro o la palmera, entre otras.

Si lo que queremos es separar diferentes espacios podemos utilizar la calatea o la costilla de Adán, así como la siempreviva (de la que ya te hablamos anteriormente) o el senecio.

Si lo que queremos es dar un toque de color o un aire más natural al diseño del despacho, podemos poner pequeños y coquetos bonsáis que además darán más clase al espacio en el que los ponemos, o las tradicionales palmeras de interior que darán un toque fresco a espacios que suelen ser muy grises y apagados.

Ya sabes, si crees que tu lugar de trabajo podría ser mejor, ¡propón estos pequeños cambios!