Plantas tóxicas o venenosas
Parece que lo primero a la hora de escoger cada uno de los ejemplares que compondrán nuestro jardín a nivel paisajístico será su apariencia o su función en el espacio y, sin embargo, existe una cuestión fundamental que a menudo muchos olvidamos: ¿son estas plantas buenas para la salud de nuestra familia y nuestros animales?

No nos referimos al hecho de que algunas plantas puedan producir alergias en determinadas circunstancias (como la polinización, por ejemplo), sino a que algunos ejemplares pueden ser peligrosos para los seres vivos en tanto que pueden resultar venenosos o tóxicos.

¿Qué debemos tener en cuenta? Te dejamos más información en las siguientes líneas.

La Acacia Negra, la Adelfa, la Cala, el Chamico, la Cicuta, la Ruda o la Yerba Loca son solo algunos de los ejemplares tóxicos más comunes, aunque la lista es realmente extensa.

Plantas tóxicas o venenosas
La forma más habitual de resultar afectado por la toxicidad de estas plantas es mediante la ingestión de las mismas, por lo que los adultos podríamos estar a salvo pero no tanto los pequeños o los animales que no conocen el peligro de los mismos y que acostumbran a llevárselo todo a la boca.

Lo mejor en caso de tener niños u animales domésticos es prescindir de ellas, aunque si ya las cultivas y no quieres deshacerte de ellas las opciones para prevenir problemas no son demasiadas: o les informas acerca de los riesgos (en caso de que tengan edad suficiente para entenderte, claro) o bien les mantienes alejados de las mismas.

Si por desgracia fueran ingeridos lo primero que hay que hacer es enjuagar la boca con abundante agua corriente, tomar agua, leche o clara de huevo y acudir rápidamente a la unidad de toxicología de tu hospital.