Plantas tóxicas para las mascotas
El aburrimiento, el nerviosismo, la agresividad, la falta de agua… Puede haber muy diversos motivos por los que nuestras mascotas se sientan atraídas por las plantas de nuestro hogar.

Seguramente, si tienes el suficiente cariño a tu mascota harás todo lo posible por evitar todo aquello que pueda perjudicarle. En este sentido, hoy queremos hablarte de algo que quizá hubieses pasado por alto: Las plantas tóxicas, ejemplares que ya sea por simple contacto o por ingestión pueden resultar muy perjudiciales para nuestros animales.

Habitualmente estas plantas generan en ellos severos cuadros gastrointestinales con vómitos, diarreas y que, lamentablemente, pueden llegara hasta la muerte. Si quieres asegurarte de que esto no ocurra a tu fiel amigo ya sabes, ¡comienza a memorizar los nombres de algunas de estas plantas!

Plantas tóxicas para las mascotas
– Acebo: Los frutos y las hojas son venenosos, provocando fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Cuidado, porque según el animal puede llegar hasta la muerte.

– Adelfa: Ingerir cualquier parte de la adelfa afectan al organismo en el sentido gastrointestinal y también pueden provocar trastornos cardíacos muy peligrosos.

– Clivia Miniata: El oxalato de calcio presente en todas sus partes causan vómitos, diarreas e irritación de las zonas con las que contacta.

– Poinsetia o Flor de Pascua: Todas sus partes son tóxicas. Provocan trastornos gastrointestinales y hasta problemas oculares graves.

– Hiedra: Toda la planta y muy especialmente los frutos resultan tóxicos. Provoca problemas en la piel del animal así como dolores gastrointestinales, fiebres y un peligroso cambio en la frecuencia cardíaca.

– Narciso: Todas sus especies son nocivas. El contacto con su jugo provoca irritaciones y dermatitis, y su ingestión provoca múltiples dolores estomacales, salivación excesiva, trastornos cardíacos y hasta la muerte.

– Jacinto: La ingestión del bulbo provoca irritación gastrointestinal, vómitos, y diarreas. Puede causar la muerte.

– Lirio: Provoca trastornos gastrointestinales y malestar general además de hipertensión o aumento de la presión arterial.

Otras plantas que debes evitar son el tulipán, el ciclamen, amarilis, el caladio, la Costilla de Adán, el muérdago o el filodendro, entre muchas otras.