Plantas tóxicas por ingestión
A menudo no somos conscientes de que algunos peligros están más cerca de lo que pensamos… Sin ir más lejos, nuestro jardín puede ser un auténtico factor de riesgo para nuestros pequeños o para nuestras mascotas, por ejemplo, y es que habitualmente no tenemos en cuenta que algunas propiedades de nuestras queridas plantas pueden resultar perjudiciales.

De hecho, la costumbre de los pequeños de querer probarlo todo debería tenernos siempre alertados en este sentido, pues existe una larga lista de ejemplares que resultan tóxicos por ingestión.

Precisamente por eso debes saber cuáles son estas plantas y de este modo evitar plantarlas en tu jardín si tienes pequeños; como mínimo búscales una ubicación lejos de su zona de juegos y advierte a los niños de los peligros para que no se les ocurra llevarse sus hojas o frutos a la boca.

Sin embargo, los peligros no se reducen solamente a los menores, pues los adultos también podemos ser víctimas de una intoxicación de este tipo: No utilices nunca remedios caseros sin la supervisión y la orientación de un herborista especializado en el tema.

Algunas de las plantas tóxicas por ingestión más conocidas son la hiedra, el acebo, los juníperos, la adelfa, la lantana, la melia, el tejo, la vinca, la glicina, el estramonio, el laburno, el lirio de los valles, la amampola o el ficus, entre otros. Además de tener en cuenta éstas, infórmate bien de cada una de las plantas que pretendes poner en tu jardín antes de plantarla y cometer un error.

En el caso de que alguno de vosotros la tomase, es muy importante que además de enjuagar la boca con abundante agua tomes leche o clara de huevo y visitéis la unidad toxicológica de un centro médico.