Plantas trepadoras en maceta
Aunque lo más habitual es verlas subiendo por las paredes y los muros exteriores de las casas, lo cierto es que las plantas trepadoras pueden ser cultivadas también en macetas, por lo que podremos disfrutar de estos ejemplares también en nuestras terrazas y balcones.

Gracias a este cultivo será de lo más fácil tener tu propio rincón verde en el hogar a pesar de disponer de un espacio de reducidas dimensiones y, además, permitirá crear un bello espacio que llenará de frescura tu balcón.

Es importante que busques un lugar en el que puedan desarrollarse en buenas condiciones: Ten en cuenta un clima favorable, que el ejemplar se encuentre en una esquina (para poder desarrollarse en ambas paredes) y que la maceta en la que lo ubiques sea lo suficientemente grande para permitir que sus raíces se expandan cómodamente.

En este sentido es importante que tengas en cuenta también que el tiesto de esta planta deberá ser cambiado con regularidad puesto que con su rápido y continuo crecimiento necesitará más espacio y nutrientes en la tierra (y por tanto también mayor cantidad de ésta).

Eso sí, no puedes escoger tus trepadoras por simples gustos estéticos o intereses, pues debes tener en cuenta muchos factores como las condiciones climáticas de tu zona y también del espacio que quedará reservado a la planta.

Para las zonas con sombra se recomiendan ejemplares como el Adán, el Potus o el Filoendro, por ejemplo, mientras que en las zonas soleadas y muy bien iluminadas las mejores serán las fucsias, las campanillas o el jazmín de Cuba, entre otras.

Otras trepadoras que pueden plantarse en maceta son la bignonia, la hiedra, la pasionaria, la vid americana, la buganvilla, el guisante de olor, la madreselva.