Plantas venenosas para los perros
Casi la totalidad de la gente que tiene un jardín opta también por tener una mascota, y es que nada mejor que ver cómo corretean y lo bien que se lo pasan, además de lo mucho que te aportan tanto a ti como al resto de tu familia, especialmente si hay niños. Los perros son las mascotas que más éxito tienen y se integran fantásticamente en cualquier familia, especialmente si en el hogar hay un jardín ya que podrán estar mucho más libres que en un piso.

Si en tu caso tienes tanto un jardín como un perro, has de tener mucho cuidado con las especies que plantas ya que hay algunas que pueden ser perjudiciales para la salud de tu mascota, siendo muchas de ellas venenosas y muy tóxicas. Algunas de estas plantas son también para el interior del hogar, así que hay que vigilar las especies que se plantan ya que el perro en cualquier momento puede tener contacto con ellas, especialmente si está a su alcance ya que en muchos casos les gusta morder las hojas.

Es muy importante que el perro sepa desde pequeño que no puede morder las plantas de casa o del jardín por mucho que en la calle si le dejes hacerlo cuando va a un parque o a un descampado, así que de la misma manera que le enseñas a pedirte que quiere salir para hacer sus necesidades enséñale también esto.

Las plantas venenosas para los perros son muchas, entre ellas algunas que suele haber en muchos hogares como el aloe vera, la azalea, las semillas de aguacate, el tallo de maíz, la hortensia, el muérdago, el jacinto, las setas, el narciso, la adelfa o las orejas de elefante. Si tienes alguna de estas especies y tu perrito en algún momento las ha lamido o mordido, llévalo inmediatamente al veterinario para que le haga un lavado de estómago y que así no haya riesgo de contaminación o infección.