Plantas venenosas que pueden crecer en tu jardín
Aunque no te lo creas las plantas venenosas pueden crecer en cualquier jardín, y también son una parte importante de la naturaleza, por lo que es importante aprender de ellas. Las plantas venenosas crecen en más jardines de los que podamos imaginar ahora mismo, y es más fácil aprender de ellas que intentar erradicarlas por completo de nuestras vidas.

La intoxicación con las plantas venenosas es poco común porque no se suelen ingerir grandes cantidades de estas plantas, pero para que se desarrollen síntomas de envenenamiento se necesitaría comer en una persona adulta grandes cantidades. Aunque todas las plantas venenosas deben estar siempre alejadas de los niños y de las mascotas, porque en ellos las consecuencias pueden ser peores. A continuación te voy a hablar de algunas de estas plantas venenosas para que sepas un poco más de ellas.

Bayas de árboles syringa (lilas)

La ingestión de las bayas de los arbustos o árboles de las lilas es común en los niños, pero la baya madura tiene un núcleo duro que contiene una sustancia venenosa. Para romper el núcleo se debe usar un martillo por lo que cuando lo ingieren el núcleo pasa intacto por el tracto gastrointestinal y por eso no es mortal, pero las náuseas y la diarrea son síntomas que seguro que de desarrollan. Esta planta es necesario que esté lejos de niños y animales.

La adelfa (Nerium oleander)

La adelfa se sabe que es venenosa, pero se necesita consumir por lo menos 15 hojas de esta planta para que ocurra la intoxicación. Igualmente es necesario que este tipo de planta esté fuera de los jardines de tu hogar, sobre todo si hay niños jugando habitualmente o animales que puedan comer hojas de plantas como gatos o conejos.

Plantas venenosas que pueden crecer en tu jardín

Euphorbia

Esta planta provoca una dermatitis de contacto por planta porque contiene una savia lechosa que es responsable de que ocurra una reacción molesta en la piel. Pero, ¡ojo! Si la savia entra en contacto con los ojos podría causar ceguera, por lo que si ocurre es necesario lavarlos con abundante agua y además, acudir a un médico para comprobar que la vista no ha sido dañada.

La ortiga

La ortiga es una planta que puede provocar urticaria con picazón. Aunque no es peligroso y la reacción suele desaparecer a los pocos días, es molesto y mejor si se puede evitar.

Estas son algunas de las plantas más comunes y venenosas que puedes encontrar en tu jardín o en cualquiera.