Plantas venenosas
Las plantas y las flores son a la vez encantadoras y traicioneras, pues a menudo tras una hermosa apariencia esconden propiedades que pueden resultar altamente perjudiciales para la salud de las personas o de los animales.

En este sentido hay que tener especial cuidado cuando tenemos pequeños en casa e incluso cuando nuestras mascotas campan a sus anchas por el jardín, pues el hecho de no controlar qué es lo correcto hará que acaben teniendo problemas de salud por culpa de algunas peligrosas especies venenosas.

Para que te hagas a la idea, aquí te dejamos algunas de las plantas venenosas más conocidas:

– Pepinillo del diablo: ANo nos extraña que tenga este nombre, porque en grandes dosis estas plantas pueden llegar a crear la muerte de quien lo ingiere.

– Belladona: Aunque también tiene propiedades medicinales, esta especie puede resultar muy tóxica por su alto contenido en alcaloides, lo que provoca alucinaciones, parálisis y hasta el coma. Es común en Europa, ¡así que estate al tanto!

Plantas venenosas
– Cicuta: Es una planta bastante conocida y utilizada desde la antigüedad. A pesar de bonito aspecto, su veneno puede llegar a causar parálisis muscular y hasta la muerte por parada respiratoria.

– Ricino: De aspecto hermoso y provocador, este ejemplar contiene uno de los venenos más peligrosos para los seres vivos.

– Acebo: Algunos de los componentes de este ejemplar tienen efectos tóxicos para el organismo que provocan diarreas, vómitos y dolor intestinal en general.

Plantas venenosas
– Adelfa: Otra gran traidora que a pesar de lucir hermosísima en nuestros jardines puede resultar nefasta para nuestro organismo provocando vómitos, diarreas y hasta desvanecimientos.

– Ficus Carica: La higuera puede resultar peligrosa tanto para la piel como para el organismo, causando desde irritaciones y ampollas en la piel hasta fuertes dolores estomacales.

– Hiedra (Hedera Helix): Esta trepadora es una de las más utilizadas para la decoración de parques, jardines y zonas de exterior del hogar. Puede provocar problemas dermatológicos y también digestivos en caso de consumir sus frutos.

Estas son solamente algunas de ellas, pero existen muchas más que pueden no ser seguras para tu hogar. ¡Infórmate bien antes de plantarlas en el jardín!