Poda de mantenimiento en árboles
Los árboles, al igual que cualquier planta o cultivo, necesitan varios cuidados para poder estar siempre en perfectas condiciones y ofrecernos lo máximo que puedan dar. Uno de los cuidados de los árboles es la poda, que puede hacerse de diferentes maneras y en diferentes épocas para mantenerlos siempre en buen estado.

Hoy me gustaría hablar de la poda de mantenimiento de los árboles, que ha de hacerse durante toda su vida y comenzando cuando el árbol ya está bien formado. En árboles ornamentales será suficiente con hacerla cada dos o tres años pero en los frutales sí que tiene que ser de forma anual.

La poda de mantenimiento se hace básicamente para eliminar los restos de elementos como ramas muertas, rotas o enfermas, tocones o rebrotes. También hay que eliminar con ella las ramas que se rozan o entrecruzan, las que tocan cables o dificultan el paso de personas o vehículos o las que tienen riesgo de rotura. Toma nota de las técnicas para la poda de mantenimiento de los árboles:

– Aclareo de ramas: Consiste en descargar el ramaje de la copa para que pueda ganar en transparencia ya que con el paso de los años se van formando copas enmarañadas que impiden que pase correctamente la luz, además de que las ramas del interior se secan. Con esto se limpian las ramas que molestan pero no se pierde volumen.

– Reducción de la copa: Si el árbol ha crecido mucho y desborda los espacios habrá que reducir su volumen, algo que se hace cortando algunas de las ramas laterales. Esto debes hacerlo cada 2 ó 3 años.

– Perfilado de formas: Es lo que se conoce como topiaria y se trata de darle forma a las ramas para que su perfil quede más bonito. Puede llegar a convertirse en un arte ya que se consiguen verdaderas maravillas tanto en árboles como en arbustos.