Podar los árboles frutales
Si en tu jardín o huerto dispones de árboles frutales ya sabrás lo importante que es la poda para que crezcan sanos, fuertes y den sus frutos. Realizar una poda correcta, en el momento adecuado, cortando justo donde sea necesario, es fundamental ayudar a salvar una planta, árbol o arbusto enfermo, permite contener y adaptar el crecimiento del ejemplar según nuestras necesidades. Además, le protegemos de agentes externos, como el frío y las plagas.

Lo mejor es realizar la poda a finales de otoño para conseguir que los frutales sean menos vulnerables y más resistentes al invierno, además le permitimos tomar reservas para la próxima floración. Pero es importante evitar que la podadura dañe o reduzca la producción. Toma nota de algunos consejos para podar los frutales más comunes:

Peral: Debemos evitar que se formen yemas (extremos de cada tallo en desarrollo) en la madera para impedir que le salgan nuevas ramas. Si se encuentra en una zona climática fría la poda ideal es en febrero, si la zona es cálida deberá podar en noviembre.

Ciruelo: Las ciruelas sólo aparecen en las ramas que tienen menos de un año, por lo que es vital eliminar las ramas de madera que ya no son productivas. Deberá realizar la poda en pleno invierno.

Naranjo: La poda es recomendable siempre para que no se formen excesivas ramas en su interior y que el fruto sólo salga en la parte exterior del árbol. Para esta tarea es necesario eliminar o despuntar las ramas interiores con el objetivo de permitir la entrada de luz solar dentro de la copa. Lo ideal es dejar únicamente las cuatro o cinco ramas principales y todas sus secundarias formando una copa equilibrada. La poda se realiza después de la recolecta de naranjas.

Melocotonero: Es fundamental podar las ramas que ya han producido, puesto que no volverán a hacerlo. Si reside en una zona climática fría la poda se hace en noviembre, si la zona es cálida deberá podar a mediados de febrero.

Higuera: La poda de este árbol permite activar la formación de frutos, por lo que se recomienda realizar pequeños despuntes para favorecer la aparición de brevas y la poda más intensa a finales de otoño para que produzca más higos.