Pon un banco de madera en tu jardín
Poner un banco de madera en tu jardín no solo decorará el espacio exterior de tu hogar, sino que te permitirá tener un lugar donde sentarte a descansar y disfrutar del aire libre. Además, al estar fabricados en madera, te evocarán a los bancos que había, y que todavía hay, en los parques.

Los bancos de madera son prácticos y muy cómodos y, aunque los originales van fijados al suelo, también podrás encontrar opciones móviles, ideales para ubicarlos en tu jardín, ya que podrás moverlos dependiendo de la ocasión. Eso sí, se te decides a poner un banco de madera en tu jardín, deberás proporcionarle los cuidados adecuados.

Protección

Los bancos de madera, como el resto de muebles de exterior de este material, requieren de un tratamiento protector para sellar la superficie y evitar que se estropeen con el sol y la lluvia. De todas formas, es recomendable que cuando llegue el invierno se metan en el interior para protegerlos de las inclemencias del tiempo.

Pon un banco de madera en tu jardín

Restauración

Además, cada cierto tiempo tu banco de madera requerirá una restauración para mostrarse en buenas condiciones. Solo tendrás que pasarle una lija suave y darle una o dos manos de barniz marino u otro protector adecuado para maderas. Si quieres, también puedes renovarlo con una mano de pintura, una solución ideal si el estado de la madera está muy deteriorado.

Ubicación

Para que el banco aguante el mayor tiempo posible las condiciones del exterior, lo mejor es que esté resguardado del sol y de la lluvia, ya sea cerca de alguna sombra de un árbol, bajo una sombrilla o en una galería techada.

¿Te animas a poner en un banco en tu jardín? ¡Ya has visto que los cuidados que deberás proporcionarle son muy pocos!