Por qué no debes usar el rastrillo con las hojas caídas
Aún estamos en pleno otoño y las hojas de los árboles siguen cayendo de las ramas dejando un precioso paisaje donde los colores marrones, amarillos, marrones y rojos son los protagonistas de las calles y también de tu jardín. Cuando las hojas cambian de color cada otoño es un gran espectáculo de la naturaleza que es digno de ver. Pero tan pronto como caen al suelo parece que la magia desaparece, pero nada más lejos de la realidad, ¡acaba de empezar!

Muchas personas que ven como sus jardines se llenan de hojas piensan que la mejor solución es coger el rastrillo y empezar a rastrillar para poder eliminarlas y que el jardín vuelva a estar despejado de hojas. Pero, ¿realmente es necesario rastrillar las hojas cada vez que se llene el jardín de ellas? ¿Es mejor recogerlas o quizá sea mejor dejarlas dónde están?

Es mejor dejarlas dónde caen

Quizá te sorprendas al leer esto, sobre todo si estás acostumbrado a rastrillar tu jardín y recoger todas las hojas que caen. Pero la realidad es que no es muy recomendable rastrillar las hojas de tu jardín, y sí me refiero a esas hojas de color marrón, amarillentas y anaranjadas que cubren todo el suelo de la parte de tu exterior. Y cómo lees… es mejor que las dejes dónde están. ¿Por qué? Porque la naturaleza es sabia y si caen al suelo es porque hay una función que deben cumplir antes de desaparecer para siempre.

Por qué no debes usar el rastrillo con las hojas caídas

Es una parte necesaria en el ecosistema

La realidad es que el follaje que se cae de los árboles no es una molestia que debas sufrir o que debas rastrillar cada fin de semana, ¡eso se acabó para este otoño y para todos los venideros! Las hojas caídas son una parte activa y necesaria en el ecosistema. Crean camas de hojas que sirven de refugio e incluso de alimentos para animales como las ardillas, las tortugas silvestres y las lombrices de tierra. Incluso las hojas pueden servir de protección para algunos insectos durante los días más fríos. Además, como las hojas se descomponen se forma una capa vegetal y natural que ayuda a que el suelo de tu jardín esté perfectamente fertilizado.

Usa las hojas que recojas

Pero como resulta obvio, habrá algunas hojas que sí debas de recoger para tener limpias y despejadas las aceras y los caminos que conducen a tu casa. En este caso, lo ideal es colocar las hojas en una pila para usarlas para abono en las camas de siembra o como compost. Tú eliges cómo usar estas hojas, pero el resto… mejor déjalas donde caen.