Por qué tener plantas en casa
No todo el mundo es consciente de la importancia de tener plantas y flores en el hogar. Éstas no solo sirven para decorar, sino que aportan a todos una innumerable cantidad de beneficios para la salud, el estado de ánimo e, incluso, para la belleza. En definitiva, suponen un elemento clave para mejorar nuestra calidad de vida.

Oxigenan el ambiente, relajan, ayudan a la concentración, reducen el ruido… En fin, nuestras plantas tienen una gran cantidad de ventajas gracias a sus propiedades físicas y químicas. Es posible que no las conozcas todas. ¿Te gustaría saber exactamente por qué tener plantas en casa?

Más salud

Antes se creía que tener plantas en el dormitorio era perjudicial, algo que es completamente incierto. A pesar de que las plantas no hacen la fotosíntesis por la noche y consumen oxigeno expulsando dióxido de carbono, el balance global a lo largo del día es muy positivo. En este sentido, el color de las plantas y su belleza tienen efectos psicológicos muy positivos: animan, relajan, reducen el estrés… Además, cuidar de una planta y verla crecer genera satisfacción y aumenta la autoestima.

Por qué tener plantas en casa
Por otro lado, las plantas purifican y revitalizan el ambiente, absorbiendo gases contaminantes e incrementando la humedad en el aire. Esto afecta directamente a la piel, consiguiendo que ésta esté mucho más hidratada. También atenúan la temperatura, refrescando el ambiente en verano y produciendo calor en invierno.

Menos ruido y más concentración

Muchos no lo saben, pero muchas plantas actúan como pantalla frente a los ruidos exteriores e interiores, ayudando a reducir el nivel de ruido y ahogando los sonidos. De la misma forma, se ha demostrado que las plantas aumentan el rendimiento y la eficacia tanto en el lugar de trabajo como en las zonas de estudio: la relajación aumenta el nivel de concentración, lo que provoca un aumento de la creatividad y la producción.

Por qué tener plantas en casa

Menos contaminación

Por último, las plantas reducen la polución, absorben gases nocivos, renuevan el humo removiéndolo y reducen la presencia de polvo hasta en un 20%.