Prepara tu jardín para el invierno
Empieza a notarse el frío en nuestras ciudades y es que ya no se puede salir al patio o al jardín de casa si no es con una buena chaqueta. Y es que como ya sabrás el invierno está a la vuelta de la esquina, queda menos de un mes para que estemos plenamente dentro de los meses invernales. Pero aunque ahora estamos en pleno otoño, como sabes no queda mucho para el invierno por lo que es momento de empezar a preparar al jardín para los duros días de frío.

Aunque creas que sólo se puede conseguir preparar el jardín para el frío invirtiendo mucho tiempo, dinero y recursos, la realidad es que es más fácil de lo que te piensas. Sigue leyendo para averiguarlo y que el frío, ¡no te pille de sorpresa!

El mantillo

Es necesario que puedas poner un mantillo alrededor de tus plantas porque mantendrá el calor y restaurará los nutrientes necesarios. El mejor momento para poner el mantillo es después de que el suelo empiece a congelarse, pero antes de que caiga una nevada. Deberás poner una capa bastante gruesa de abono y será suficiente para poder mantener a tus plantas sanas durante el invierno. Aunque si vives en una zona demasiado fría o con mucho viento, quizá consideres la posibilidad de poner la capa más gruesa.

Cuidado con el agua

En invierno el agua se puede convertir en hielo así no dejes agua en las macetas y permite que drenen bien. Si una planta se congela puede causarle mucho daño.

Prepara tu jardín para el invierno

Pon etiquetas

Aunque te parezca ahora mismo una tontería cuando lo hagas te darás cuenta de la gran importancia que tiene. Cuando llega el buen tiempo y quieres trabajar de nuevo en tu jardín, puede ser difícil recordar exactamente qué plantaste y dónde. Pero si pones unas etiquetas duraderas (por ejemplo de cobre o acero inoxidable) podrá perdurar y después podrás identificar bien tus plantas y podrás retomar tus labores en tu jardín sin equivocaciones.

Lleva tus plantas dentro de tu casa

No todas las plantas pueden aguantar bien en el exterior cuando llega el invierno por lo que quizá la mejor opción para algunas de ellas es llevarlas dentro de tu casa. Por ejemplo si tienes tomates o hierbas como el romero o la menta que están creciendo, es el momento de meterlos en tu casa cerca de un lugar donde haya aire fresco y sol.