Prepara a tus rosas para el invierno
Todas las rosas necesitan atención para que se mantenga bonitas y preciosas durante todo el tiempo que están en flor. Ahora que estamos en otoño es el mejor momento para que empieces a prepararlas para el duro invierno que está por llegar. El clima de invierno puede ser todo un desafío para esta bonita planta. Los grandes arbustos de rosas son resistentes y pueden casi valerse por sí mismos pero cuando se trata de los rosales puede requerir más atención.

Si quieres que tus rosas sobrevivan al duro invierno que no tardará en llegar, entonces no te pierdas los siguientes consejos que te ayudarán a conseguirlo.

Poda las rosas

A finales de agosto es cuando se deben podar las rosas para poder potenciar el nuevo crecimiento. Si no lo has hecho aún es necesario que lo hagas sin falta. En el caso de que no tengas rosas en tu jardín y quieras tenerlas en un futuro cercano, puedes empezar a plantar las semillas para que empiece a crearse bonitas rosas.

Asegúrate de que están bien regados los rosales

Después de la primera helada de invierno será necesario que riegues a fondo el suelo de alrededor del rosal. Una vez que se ha congelado el suelo del arbusto deberá cuidar de sí mismo, por lo que necesitará un buen riego al entrar en invierno.

Prepara a tus rosas para el invierno

Elimina todas las hojas caídas

Eliminar todas las hojas caídas podrá ayudar a tus rosas a prevenir enfermedades e insectos que pueden aparecer durante el invierno. Las hojas tendrán que estar sanas para poder aguantar bien todos los meses de frío. Si has tenido problemas con enfermedades u hongos, insectos u otros males, no dudes en sacar esas rosas de tu jardín y empezar de nuevo.

Protege tus rosas

Después de que hayan pasado un par de fuertes heladas es posible que tus rosas necesiten un poco de energía extra, por lo que deberás poner un montículo de abono alrededor de la corona de la planta para proteger las raíces y para que crezcan más resistentes. El injerto deberá estar por debajo de la superficie del suelo. Si el invierno no es muy agresivo puedes rodear la rosa con alambre y rellenar la jaula con hojas o mantillo. No uses el suelo de alrededor del rosal como abono porque la matarás. Si es necesario puedes trasplantarla a un lugar mejor.

Los cuidados más específicos para tus rosas dependerá en gran medida de cómo sea el tiempo en la zona en la que vives, por eso una idea excelente además de seguir estos consejos, es acudir al vivero de tu localidad y preguntar por cuidados más concretos para invierno.