Preparar el espacio de un huerto en casa
Tener un pequeño huerto en el hogar es una gran idea tanto para los amantes de la jardinería como para aquellos que añoran el sabor de los productos naturales cultivados con cariño y dedicación.

En la ventana, en el balcón, en el jardín… Si tú eres uno más de los que se ha sumado al cultivo ecológico de alimentos atiende a lo siguiente, porque te damos algunos buenos consejos para para preparar el hábitat ideal para a tus ejemplares.

Aunque no te lo hubieses planteado hasta ahora tú también puedes conseguir tus propias frutas y legumbres caseras (tomates, aguacates, zanahorias, etc.) además de las tradicionales hierbas aromáticas, que ya son de cultivo tradicional en el hogar.

Estas son algunas de las cosas que deberías tener en cuenta a la hora de iniciar el cultivo de estos ejemplares:

– Zona de cultivo: No es necesario que cuentes con un gran espacio, pero sí que una vez lo determines no juegues a ir cambiándolo cada dos por tres (grandes macetas o jardineras en la terraza, un metro de tu jardín, etc.). Eso sí, valora la relación entre el espacio que puedes dedicar a tu mini-huerto y el que necesitarán las plantas que pretendes cultivar para desarrollarse (en función de lo que se desarrollan sus raíces).

Preparar el espacio de un huerto en casa
– Prepara la tierra: Debes ‘limpiar’ la zona de cultivo de malas hierbas u otros problemas y fertilizar la tierra con algún abono (elígelo según el tipo de suelo) con el fin de que la planta encuentre aquí el lugar perfecto para desarrollarse y dar sus frutos.

– Ejemplares: También es necesario colocar las plantas en función de su tipo y de su particular desarrollo, pues no todas tendrán los mismos requerimientos de cultivo ni necesitarán el mismo espacio para desarrollarse. En este sentido, lo mejor es que te informes de cada uno de los ejemplares y que sigas las pautas y las distancias que te sugieren los expertos.

– Plagas y enfermedades: Mantente siempre alerta con este tipo de afecciones, pues podrían arruinar todos los esfuerzos, el tiempo y el dinero que has destinado a la planta durante meses. No obstante, se cuidadosa a la hora de escoger los productos puesto que algunos podrían hacer que tus ejemplares dejen de ser comestibles…