Prevenir enfermedades en el rosal
Los rosales son una de las especies de árboles más bonitas que podemos tener en nuestro jardín, además de que la rosa, su flor, es la preferida por gran parte de las personas a la hora de elegir un ramo para hacer un regalo. Por eso, si te estás pensando plantar uno en casa o ya lo tienes, toma nota de los siguientes consejos para prevenir las enfermedades en el rosal:

– Asegúrate de que lo plantas en el lugar idóneo y que recibe los cuidados adecuados, solo así conseguirá ser fuerte y resistente.

– Compra rosales que sean de buena calidad, prestando especial atención a que no tengan heridas y que estén completamente sanos.

– Entre las muchas variedades de rosal que puedes elegir las hay más resistentes a las enfermedades que otras.

– Procura que esté siempre bien regado, que no sufra sequía, viento fuerte, daños por heladas, poca luz, etc.

– Recoge los restos de la poda y de las hojas que hayan sufrido el ataque de hongos. Esto es muy importante ya que así eliminas el hongo que se mantiene y que podría infestarlo de nuevo y terminar por destruir el rosal.

Prevenir enfermedades en el rosal

– Evita mojar las hojas y las flores con el riego. Mucha gente piensa que así lucen más bonitas y crecen mejor, pero lo cierto es que si lo haces estarás favoreciendo el desarrollo de enfermedades.

– Para regar el rosal hazlo siempre por la mañana o por la tarde pero evitando la franja de mediodía que es donde se acumula el calor máximo ya que éste podría quemar las hojas.

– No plantes varios rosales muy juntos, eso haría que compitieran entre sí por el espacio, el agua y los nutrientes, con lo que siempre habría algunos propensos a desarrollar enfermedades al no poder absorber todo lo necesario para su fortaleza y crecimiento.

– Abónalo bien todos los años ya que hay componentes que son de vital importancia. Por ejemplo, el nitrógeno le da vigor y abundancia a las hojas, el potasio aumenta su resistencia a enfermedades y el fósforo estimula el desarrollo de las raíces.

– Inspecciona los rosales con regularidad para detectar cualquier posible plaga, hongo o enfermedad en cuanto comience a salir. No te limites a regar y ya está, vigílalo siempre para mantenerlo en perfecto estado.

– Por último, utiliza tratamientos químicos preventivos en determinadas épocas del año para proteger al rosal de las plagas y enfermedades que aparecen en determinados momentos.